Buenos Aires, Lunes, 26 de Julio
20 agosto, 2012 15:12 Imprimir

Registro de marcas – Ratificación del protocolo de Madrid -Dr. Roberto J. Porcel

REGISTRO DE MARCAS – RATIFICACION DEL PROTOCOLO DE MADRID

 

por Dr. Roberto J. Porcel

 

 

Acaba de ser ingresado al Congreso de la Nación, de la mano del diputado Jorge Landau un proyecto de Declaración sugiriendo al Poder Ejecutivo que ratifique el Protocolo de Madrid.

 

De manera muy simplista, diré que el Sistema de Madrid, como se lo conoce, es un Tratado Internacional que propone un sistema de registro internacional de marcas muy sencillo y económico; de adherir y ratificarlo  nuestro país, no me caben dudas que definitivamente se incentivará y favorecerán las exportaciones e inversiones, pues se  facilitará sensiblemente la protección de las marcas en el extranjero, y por ende se incentivará su desarrollo. En la actualidad para  registrar una marca en el extranjero, las empresas tienen que presentar solicitudes en cada uno de los países y oficinas en los que deseen desembarcar y obtener protección; ello presupone naturalmente,  la contratación de profesionales locales en cada lugar; lidiar con diferentes idiomas, distintas monedas, en suma mayores costos y gastos.

 

Muchas veces esta actividad, lleva al desaliento, sobre todo tratándose de pequeñas o medianas empresas, que no están acostumbradas ni tienen el expertiz necesario ni los medios  para  manejarse en el exterior.

 

No solo ello, sino que adviértase, que  una vez registrada la marca en el exterior, su titular debe continuar velando por su manutención y protección a la distancia.

 

Por el contrario, si nuestro país adhiriera al Protocolo, los titulares marcarios, con tan solo presentar, por medio de la oficina nacional de propiedad industrial, una única solicitud (internacional) en su idioma, en la que se designe los países en los que se desea obtener protección, pagando un único conjunto de tasas y en una única moneda, tendrían  la posibilidad de obtener protección para sus marcas y mantener dicha protección en un número cada vez más elevado de países a partir de un trámite sencillo, económico y en su propio idioma.

 

Pero las ventajas de adherir al Protocolo, no se agotan tan solo en beneficios para el titular de la marca, sino que se hacen extensivas a los Estados Miembros como tales.

 

Como expresara en párrafos anteriores, a no dudar, va a beneficiar las exportaciones y a contribuir para que lleguen inversiones, como dos caras opuestas de una  misma moneda, lo que va a redundar en un claro beneficio para el país, desde el punto de vista de su economía global.

 

Pero también se van a generar ingresos propios por cobro de las tasas individuales, y de la participación del total correspondiente a los complementos de tasas recaudados por la OMPI.

 

Quizás quienes menos interés demuestren a la hora de ratificar este Tratado Internacional sean las grandes empresas, ya que por su envergadura, pueden absorber con mayor facilidad los costos que insume el actual régimen, y por otro lado, por su propia estatura y características, se encuentran presentes y representadas en casi todos los mercados; contrariamente a lo que sucede con las pequeñas y medianas empresas. Por tanto, de mantenerse el “status – quo” actual, se elude la posibilidad que se genere una mayor competencia en mercados donde tradicionalmente empresas locales no están acostumbradas a competir.

 

Algo similar ocurre con aquellos estudios de abogados o agentes de la propiedad industrial que concentran el mayor número de marcas entre sus clientes, pues pueden temer que a partir de la simplificación del trámite de registro en los distintos países, vean de alguna forma afectado su interés y metodología de trabajo habitual.

 

Como sea, lo cierto es que el Proyecto de Declaración que propone el diputado Jorge Landau, va de la mano con la política económica e industrial que la República Argentina viene desarrollando en los últimos cuatro años, priorizando la actividad industrial de las empresas argentinas que generan trabajo genuino y legítimo para los argentinos. Adviértase que según  datos tomados de la CEPAL las PYMES representan el 99,5% del total de las empresas en la región; proveen el 70% del empleo y significan el 10,7% del total de las exportaciones. (Ver Proyecto de Declaración http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=4995-D-2007 )

 

El elemento central de dichas políticas es precisamente, un fuerte incentivo de las exportaciones, no solo de commodities, sino también de productos y servicios innovadores. Y a partir del Sistema de Madrid, -probada su eficacia para facilitar, agilizar y hacer más económico el registro de marcas de pequeñas y medianas empresas en terceros países-, sin ninguna duda, se van a favorecer las exportaciones.

 

Quedan por concordar y reglar todavía por cierto, algunas cuestiones a definir, como verbigracia que sucederá y como se resolverán las oposiciones de registro; pero todo ello será materia de un último debate al momento de pautar y discutir finalmente la ratificación correspondiente. Mientras tanto, vamos por el buen camino.

 

Dr. Roberto J. Porcel

Porcel & Cabo Abogados

Socio

www.porcelycabo.com

http://robertoporcel.blogspot.com

Noviembre 2007

 

 

Other News