Buenos Aires, Sabado, 26 de Septiembre
20 agosto, 2012 14:45 Imprimir

IRLANDA: de país emergente a primer nivel mundial en 15 años

IRLANDA: DE PAÍS EMERGENTE A PRIMER NIVEL MUNDIAL EN 15 AÑOS

 

Rogelio Asteggiano Scotto

“Lo primero es fortalecer la enseñanza primaria y secundaria”

John Bruton

 

Hace dos semanas tuve la oportunidad de asistir a una conferencia del ex primer ministro de Irlanda y actual embajador de la UE ante los Estados Unidos, John Bruton.

(graduado  en Letras y Leyes.)

 

Él fue uno de los artífices del llamado  Milagro Irlandés que transformó a ese país  y lo llevó de ser uno de los países más pobres del mundo a tener el segundo PBI per capita de Europa y la  sexta posición en el  Índice de Calidad de Vida del mundo.

 

En la década de los ’80, el país era considerado pobre por el resto de Europa, altamente endeudado y enfrentando un conflicto religioso que llegaba a niveles extremistas.

 

El Tigre Celta, denominación utilizada por el Morgan Stanley en 1994 -relacionada con el apodo de los Tigres Asiáticos y a su crecimiento vertiginoso en las décadas del ‘80 y ‘90-, tuvo un primer periodo de expansión desde 1991 hasta la crisis económica del 2001. En ese periodo el punto de mayor crecimiento fue 1999, año en que subió el 11.1% tras otros del 8.7 y 10.8 % en 1998 y 1997 respectivamente. En ese periodo y hasta el 2003 creció a un ritmo promedio del 6.8% anual.

 

Quisimos saber cómo se produjo este fenómeno, y el Embajador John Bruton nos dio algunas respuestas que podrían servir de ejemplo para los expertos que diseñan nuestro plan estratégico .

 

Primero, con fuerte inversión en la enseñanza primaria y secundaria -que fue el factor principal del crecimiento y desarrollo-. “La forma de escapar de la pobreza es con educación, la gente que no tiene buena educación no puede compartir los beneficios del mercado”, dijo.

 

También debe desarrollarse un sistema judicial eficiente, que pueda tomar decisiones rápidas.

 

Otro factor importante para atraer inversiones, además de la existencia de recursos humanos altamente calificados, es el impuesto a las empresas del 12,5% -que es el mas bajo de Europa  el segundo es el de Alemania del  26.5%  (no así el impuesto a las ganancias personales y a la propiedad, que son de los más altos).

 

Asimismo, Bruton mencionó como características destacadas del sistema institucional irlandés que la administración pública es apartidaria, el sistema judicial es independiente, eficiente y ágil, y que las reglas y procedimientos son sencillos.

 

A todo ello hay que sumarle la acción del Estado en realizar una inteligente gestión diseñando rigurosos planes económicos, promoviendo y atrayendo la inversión extranjera a sectores de alta tecnología -software, biotecnología y servicios médicos-, que fueron identificados por el gobierno hace dos décadas como aquellos en los que Irlanda podía destacarse internacionalmente de acuerdo a sus ventajas competitivas.

 

Es evidente que no hubo tal “milagro” irlandés; fue el resultado de un conjunto de políticas y acciones que se transformaron en un plan estratégico que colocaron a Irlanda en el puesto de privilegio actual.

 

Puede ser un buen ejemplo para los que conducen la Argentina y aquellos que comparten el poder económico y político, siempre que tomen en cuenta en primer lugar las  asimetrías en los dos campos prioritarios remarcados por Bruton: uno el de la educación  primaria y secundaria. Hoy sufrimos porcentajes alarmantes de desgranamiento y abandono en ambos niveles y un altísimo porcentaje de fracasos en el intento de ingresar a la Universidad Nacional; además, un muy bajo porcentaje de egresados de la misma y, por otro lado, el funcionamiento de nuestro poder judicial sobre el que no creemos necesario hacer comentarios.

 

El resto es gobernar eficientemente y aplicar políticas  para incrementar el ahorro nacional y atraer la inversión extranjera a los sectores competitivos de nuestro país, entre los cuales compartimos algunos con Irlanda como lo demuestran los logros obtenidos por empresas argentinas del sector biotecnológico ( 84  empresas en agosto del 2005) destacándose por sus innovaciones  Biosidus y su división Tecnoplant, las empresas de software (una sola Cámara del sector tiene más de 300 empresas asociadas) que están incrementando sus exportaciones  y se espera que lleguen a 400 millones de dólares este año, INVAP ganando licitaciones internacionales  para construir reactores nucleares en competencia con Alemania, Francia y Canadá y construyendo satélites (uno para la NASA), radares y generadores eólicos. También IMPSA construyendo represas hidroeléctricas, generadores eólicos de 100 metros de altura  y grúas gigantes en todo el planeta, los aglomerados industriales exportadores de maquinaria agrícola de Santa Fe y Córdoba, y otros  sectores de alta intensidad tecnológica.

 

Es  prioritario promover  el talento agregado argentino en   nuestro país  y realizar las acciones necesarias para  instalar en la sociedad la necesidad de  constituir una sociedad del conocimiento. A ello colabora  la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva a cargo del Ing. Tulio del Bono y la Agencia Nacional de Promoción  Científica y Tecnológica a cargo del Dr. Lino Barañao por medio de sus programas FONTAR y FONCYT de apoyo a la PYME innovadora .

sugerimos visitar www.agencia.gov.ar

 

Rogelio Asteggiano Scotto

asteggianoroger@sinectis.com.ar

Julio 2007

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Other News