Buenos Aires, Viernes, 9 de Diciembre
28 noviembre, 2022 2:34 Imprimir

Cuarta Revolución Industrial y América Latina – Lic. René Suastegui (desde México)

 

¿Qué es la cuarta revolución industrial?

El pionero en este concepto es el Dr. Klaus Schwab, fundador del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) y autor del libro The Fourth Industrial Revolution (La Cuarta Revolución Industrial). De acuerdo con el Dr. Schwab, una revolución industrial se caracteriza por el surgimiento de “nuevas tecnologías y nuevas maneras de percibir el mundo que impulsan un cambio profundo en la economía y la estructura de la sociedad”.

Es un concepto acuñado en Alemania en 2015, mismo que implica, una vinculación entre sistemas cibernéticos y biológicos, aplicados a las diferentes ramas de la industria, en el que podemos considerar conceptos como los que se listan a continuación:

  • Sistemas ciberfísicos: sistemas informáticos capaces de automatizar un gran número de procesos. (Big Data, Blockchain, etc.)
  • Inteligencia artificial
  • Robótica
  • Internet de las cosas: interconexión digital de objetos cotidianos con internet (como casas automatizadas, ropa capaz de monitorizar nuestra salud)
  • Computación cognitiva.
  • Edición de la genética para prevenir enfermedades.
  • Nanotecnología, la biotecnología, la ciencia de los materiales, el almacenamiento de energía, computación cuántica.

“La Industria 4.0, como la llamaron, supone la combinación de sistemas ciberfísicos, el internet de las cosas y el internet de los sistemas.”

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/cuarta-revolucion-industrial/

Fuente: diariodelexportador.com

El factor determinante para el desarrollo de la Cuarta Revolución Industrial la encontramos en el efecto combinatorio de las tecnologías, es decir, en la medida en que se potencialice el uso y combinación de las mismas, resultará más visible la aplicación de esta revolución industrial, como ejemplo podemos referir la impresión en tercera dimensión de prótesis, que consisten en una extensión artificial que reemplaza o provee una parte del cuerpo que falta por diversas razones y que cada día se perfeccionan en su mecánica y estética.

De acuerdo al Foro Económico Mundial, los factores de diferenciación que identifican a esta Cuarta Revolución Industrial son los siguientes:

  • Velocidad: El mundo está más conectado y esta revolución está transformando todo más rápido que las otras tres revoluciones.
  • Alcance: Marc Benioff, CEO de Salesforce, observa: “La convergencia de tecnologías digitales con avances en ciencias de materiales y biología significa que estamos siendo testigos del surgimiento de nuevas maneras de vivir. En formas sutiles y explícitas, la tecnología está cambiando lo que significa ser humano”.
  • Impacto en sistemas interconectados: Los avances de la Cuarta Revolución Industrial están tan interconectados y son tan sofisticados que están transformando los principales sistemas de nuestra sociedad (por ejemplo, política y economía), así como los países.

Fuente: https://lamenteesmaravillosa.com/cuarta-revolucion-industrial/

Vivimos día a día ese cambio en cuestiones que damos por un hecho porque están implícitas en nuestra rutina diaria, el taxi que usamos a través de aplicaciones, nos indica el tiempo en que pasará por nosotros el conductor, el tiempo y ruta que recorrerá, su perfil, la forma de pago mediante medios electrónicos; otro ejemplo lo tenemos en los servicios de “streaming” de televisión o música, dichos servicios nos ofrecen películas, series o canciones de acuerdo a nuestro perfil de gustos que tiene detectado ese servicio; así como propuestas de nuevo contenido con base en nuestro historial de selecciones.

Un impacto adicional está en el mercado laboral, habrá carreras profesionales y especializaciones que dejarán de ser vigentes y serán sustituidas por nuevos perfiles profesionales, una labor relevante para nuestras Universidades que tendrán que actualizar sus planes y programas de estudio.

América Latina.

Sin duda, para el desarrollo de la Cuarta Revolución Industrial en nuestra región, se debe considerar un factor determinante: la globalización, valdrá la pena hacer un análisis de las condiciones sociales, políticas y económicas de cada uno de nuestros países, dado que derivado de los cambios políticos de nuestros países, la guerra comercial entre EUA y China y la inflación generalizada a nivel mundial, hoy en día estamos en una fase de integración enfocada a fortalecer la regionalización, lo cual impacta en nuestras cadenas de valor.

Otro factor adicional a considerar en nuestra región consiste en valorar las características de nuestras industrias locales, sus condiciones económicas, tamaño, nivel de integración en la cadena de valor.

El Banco Interamericano de Desarrollo, el Instituto para la Integración de América Latina y el Caribe (INTAL) y el Sector de Integración y Comercio (INT) emitieron en enero de 2020 el documento “América Latina en movimiento, Competencias y habilidades en la Cuarta Revolución Industrial” de la autoría de Ana Inés Basco, Belisario De Azevedo, Martín Harraca y Sebastián Kersner, cuyo foco está puesto en el potencial de América Latina de responder a la necesidad de capacidades que requerirá la integración en el futuro, analizando la oferta y demanda de habilidades más relevantes para impulsar las exportaciones regionales. Del cual me permito extraer la siguiente información:

Las tecnologías y modalidades de trabajo ya se han transformado significativamente.

Los resultados muestran que existe una elevada difusión de las tecnologías 4.0 en los sectores identificados con potencial exportador. La adopción de tecnologías de plataformas digitales y servicios móviles y de computación en la nube supera el 60%, y es acompañada por perspectivas de fuerte crecimiento de tecnologías centradas en inteligencia artificial, big data, ciberseguridad, simulación de entornos virtuales y robotización.

Del total de empresas relevadas, cuyos sectores fueron seleccionados teniendo en cuenta su potencial exportador, 38% efectivamente exporta y 16% manifiesta estar integrada a una Cadena Global de Valor (CGV).

A su vez, 28% de las empresas encuestadas realiza inversiones en investigación y desarrollo (I+D) y un 5% adicional tiene planeado realizarlas el año próximo. Ambos aspectos permiten diferenciar a las empresas en tres grupos:

Las empresas Integradas exportan parte o la totalidad de su producción, aspecto que las mantiene vinculadas con actores globales y atentas a requerimientos internacionales de calidad, y a su vez realizan o realizarán el próximo año inversiones en I+D, denotando interés por mantenerse cercanas a la frontera tecnológica global. Las empresas Integradas, que representan un 23% del total, reflejan un grado de adopción promedio de nuevas tecnologías casi 17 puntos porcentuales mayor al resto.

Las empresas de Integración Frágil, 16% del total, también exportan, pero no realizan ni tienen pensado realizar inversiones en I+D, indicando una inserción global de frágil calidad y sustentabilidad.

Las empresas No Integradas, independientemente de su política de I+D, venden su producción o sus servicios exclusivamente en el mercado local y no participan de CGV. Representan casi 62% de las empresas encuestadas, y reflejan un cierto aislamiento económico de la región.

 

Principios orientadores para las habilidades 4.0

  • Educación: Calidad además de cantidad
  • Capital humano para la integración
  • Mayor colaboración público-privada
  • Nuevos métodos de aprendizaje
  • Una sociedad comprometida con el futuro
  • Una redefinición de las categorías laborales
  • Sinergias regionales para explotar al máximo los recursos disponibles.

La Cuarta Revolución Industrial y los servicios aduaneros

La Cuarta Revolución tiene implicaciones en los servicios aduaneros, cobra relevancia para estos efectos, la implementación de las Ventanillas Únicas en nuestros países, pues resulta ser una herramienta de recopilación, almacenamiento y particularmente análisis de información, lo cual se agiliza con las herramientas que proporciona la Cuarta Revolución Industrial, situación que impacta a las autoridades, para fines de administración de riesgos tanto en facultades previas al despacho aduanero, durante el propio despacho y en sus facultades post despacho y para los usuarios de sus servicios, cobra relevancia para el seguimiento y control de sus operaciones y también para  la implementación de auditorías preventivas.

Considero que debemos considerar los costos de esa implementación, la voluntad política de nuestros gobiernos, contar con personal capacitado en la materia, toda vez que, desde mi punto de vista, se requieren dos perfiles básicos, el especialista en materia aduanera y comercio exterior, trabajando “codo a codo” con el especialista en nuevas tecnologías y no podemos dejar de lado la ciberseguridad como elemento indispensable, no solo en nuestras tareas diarias, sino en cualquier emprendimiento relacionado con nuevas tecnologías.

Fuente: consigmar.com

Solo nos queda para la reflexión un aspecto relevante de la tecnología y digitalización y su vinculación con los servicios aduaneros, porque hoy más que nunca cobra relevancia el tratamiento aduanero del “software”, éste no pasa por una aduana, pero se materializa en una mercancía que se procesó y/o fabricó en una impresora 3D.

Profundizando en este caso, cito el ejemplo de material para construcción de casas, en el que ingenieros de diversas especialidades intervinieron para desarrollar un software que permite crear, mediante una impresora 3D, bloques a la medida para construir una casa de interés social, en el ejemplo el software se desarrolló en el país A, la impresora en un país B y la construcción se edifica en el país C, el punto es que el software no pasó por una aduana, pero si traspasó fronteras del país A al país C, para que con ese software, la impresora 3D fabrique los bloques a la medida, hoy en día sabemos que el software, en general no paga impuestos; sin embargo, con estos avances tecnológicos la pregunta sería si ¿debe haber actualizaciones en materia de regulación impositiva con respecto al software importado?¿cómo se controlaría, si en la transferencia del software no hay regulación alguna, ni supervisión por parte de autoridades aduaneras?¿Dónde quedan los derechos de autor, en qué país y cómo se protegerían en el país C?¿Qué papel juega la globalización o regionalización si añadimos en la ecuación que los países  A y B forman parte de un mismo territorio aduanero?

Queda claro que hay mucho por descubrir y trabajar, tanto para autoridades y el sector privado para contar con servicios aduaneros de vanguardia, pero es un hecho que América Latina está inmersa en la Cuarta Revolución Industrial.

Lic. René Suástegui

noviembre 2.022

Fuentes:

https://lamenteesmaravillosa.com/cuarta-revolucion-industrial/

https://www.salesforce.com/mx/blog/2018/4/Que-es-la-Cuarta-Revolucion-Industrial.html

https://publications.iadb.org/publications/spanish/document/América_Latina_en_movimiento_Competencias_y_habilidades_en_la_Cuarta_Revolución_Industrial_es.pdf

 

 

 

 

Other News