Buenos Aires, Jueves, 1 de Diciembre
4 noviembre, 2022 20:45 Imprimir

La UNCTAD establece acciones para apoyar a los países menos adelantados en la transición mundial a unas bajas emisiones de carbono

 

Mientras las naciones se reúnen para la 27.ª Conferencia sobre el Clima de las Naciones Unidas (COP27), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) ha establecido las acciones necesarias para garantizar que los esfuerzos globales hacia un futuro con bajas emisiones de carbono no dejen atrás a los países menos adelantados (PMA). .

El Informe sobre los Países Menos Adelantados 2022 de la UNCTAD,   publicado el 3 de noviembre, dice que los PMA son la “prueba de fuego” contra la cual la historia juzgará la eficacia de los esfuerzos para hacer que la transición hacia las bajas emisiones de carbono tenga en cuenta las necesidades de desarrollo y las diferentes obligaciones y capacidades de los países para luchar contra el cambio climático.

Los 46 PMA del mundo, hogar de alrededor de 1.100 millones de personas, han contribuido mínimamente a las emisiones de CO2. En 2019 representaron menos del 4% de las emisiones mundiales totales de gases de efecto invernadero. Sin embargo, durante los últimos 50 años, el 69% de las muertes en todo el mundo causadas por desastres relacionados con el clima ocurrieron en los PMA.

“Los PMA soportan de manera desproporcionada la carga de los impactos del cambio climático”, dijo la secretaria general de la UNCTAD, Rebeca Grynspan. ”La comunidad internacional debe considerar sus necesidades de desarrollo y apoyarlas plenamente para garantizar una transición justa, equilibrada y sostenible con bajas emisiones de carbono”.

El apoyo internacional a los PMA es fundamental para hacer frente a los desafíos interrelacionados que amenazan su desarrollo y les hacen pagar un precio desproporcionadamente alto para hacer frente al cambio climático.

La trampa de los productos básicos aumenta la vulnerabilidad

Las economías de los PMA dependen en gran medida de las exportaciones de productos básicos como minerales, metales y combustibles, que generan altas emisiones de CO2 y, a menudo, son insumos para las cadenas de valor mundiales intensivas en carbono, incluidos los productos metálicos, el cemento, los fertilizantes o la electricidad.

Entre 2018 y 2020, alrededor del 80 % de los PMA se clasificaron como dependientes de los productos básicos, lo que significa que más del 60 % de sus exportaciones de mercancías consistieron en productos primarios.

Por lo tanto, el impulso mundial para reducir las emisiones de carbono puede afectar negativamente a los sectores de exportación de los PMA, advierte el informe. Los más de dos tercios de los PMA cuyas economías dependen de la exportación de productos básicos con altas emisiones de carbono podrían enfrentar severas restricciones fiscales y pérdidas de producción económica si la extracción de dichos productos básicos sufriera una fuerte reducción.

La vulnerabilidad causada por las estrechas bases de exportación de los PMA y la alta dependencia de las importaciones de alimentos se ha visto agravada por los impactos de la guerra en Ucrania en los mercados mundiales y la pandemia de COVID-19, que empujó a otros 32 millones de personas en los PMA a la pobreza extrema (viviendo con menos de $1.90 por día) solo en 2020.

Si bien impulsar la capacidad de exportación de los PMA sigue siendo fundamental, la UNCTAD insta a estos países a utilizar métodos de producción sostenibles e invertir más en la creación de nuevas capacidades productivas y la ampliación de las existentes, especialmente en actividades bajas en carbono.

Los PMA también deben promover la adición de valor interno y vínculos de producción intersectoriales más fuertes, sin los cuales una mayor extracción de recursos seguirá degradando el medio ambiente pero no corregirá el subdesarrollo resultante de la trampa de la dependencia de los productos básicos.

Necesidad de aumentar la resiliencia a los riesgos climáticos

El informe pide una “transformación estructural verde” para reducir la pobreza en los PMA y mejorar su resiliencia para gestionar, adaptarse y responder mejor a los riesgos climáticos.

La transformación estructural significa una transición de una producción intensiva en mano de obra y de baja productividad a actividades económicas de mayor valor agregado y mayor productividad.

Una transformación estructural verde combina un crecimiento económico, social y ambientalmente responsable y una transformación económica estructural. Consiste en una transición de sectores “sunset” intensivos en carbono a actividades económicas “sunrise” bajas en carbono, promoviendo el uso eficiente de los recursos (materiales, energía, tierra, agua) a lo largo del camino del desarrollo.

La UNCTAD dice que una transformación estructural ecológica es un objetivo de política primordial para los PMA, y muchos otros países en desarrollo (que no son PMA), porque combina sus imperativos de desarrollo con consideraciones climáticas.

El cumplimiento de las políticas de los socios comerciales plantea nuevos desafíos para los PMA

El informe plantea la preocupación de que los PMA, que están marginados en el comercio mundial, ahora se enfrentan a vientos en contra adicionales debido a las políticas ambientales de sus socios comerciales.

Cualquier política de los socios comerciales dirigida a las emisiones de carbono generadas en la producción de bienes exportados podría tener un fuerte impacto negativo en las exportaciones de los PMA, incluso indirectamente si los PMA están exentos.

El informe dice que tales políticas podrían tener graves consecuencias si desplazaran a las industrias contaminantes de los países desarrollados hacia los PMA como una forma de que los primeros países cumplan con sus compromisos de reducir las emisiones de CO2, lo que se conoce como fuga de carbono.

La UNCTAD insta a la comunidad internacional a considerar los intereses de los PMA y evitar medidas políticas que limiten el espacio político de estos países y aumenten la probabilidad de que surjan refugios de contaminación entre ellos.

Llamado a “reiniciar” el apoyo internacional y el financiamiento climático

El informe dice que el desafío de la descarbonización global exige un “reinicio de los sistemas” en el apoyo internacional a los PMA, que representan alrededor del 22% de los países con los pedidos de fondos más recurrentes en reacción a las crisis climáticas extremas.

A pesar de la petición urgente de los países vulnerables al clima, no existe un acuerdo internacional sobre los costos de financiación relacionados con las pérdidas y los daños causados ​​por fenómenos repentinos relacionados con el cambio climático.

Además, los PMA están muy expuestos a riesgos, que se ven agravados por el fracaso de los países desarrollados en cumplir la meta anual de $100 mil millones en financiamiento climático que originalmente prometieron alcanzar para 2020 para ayudar a las naciones en desarrollo a adaptarse a la crisis climática.

La adaptación climática ha recibido mucho menos apoyo internacional que la mitigación, no solo en términos de financiamiento, sino también en términos de desarrollo y transferencia de tecnología, desarrollo de capacidades y asistencia técnica.

La UNCTAD insta a los asociados para el desarrollo a que concedan un trato especial y diferenciado a los PMA proporcionando financiación específica, suficientemente flexible y a largo plazo. Esto implica cumplir con sus compromisos de financiamiento climático y elevar su nivel de ambición en cuanto a los objetivos de financiamiento.

Idealmente, esto debería ser adicional a los fondos de los países donantes que cumplen su compromiso de proporcionar asistencia oficial para el desarrollo a los PMA correspondiente al 0,15% al ​​0,20% del ingreso nacional bruto de los donantes.

Además, se necesitan medidas urgentes para mejorar la transferencia de tecnología a los PMA y aumentar sus capacidades institucionales ampliando considerablemente la asistencia técnica y el apoyo a la creación de capacidad en todas las áreas de la transición hacia una reducción de las emisiones de carbono, incluidas las capacidades estadísticas y de datos.

Los PMA necesitan políticas nacionales para una transición con bajas emisiones de carbono

La UNCTAD también insta a los PMA a que adopten “políticas industriales verdes” que aceleren la transición de industrias intensivas en carbono a industrias bajas en carbono. Esto implica promover la adopción de tecnologías e innovaciones ecológicas y crear un entorno propicio para la mejora tecnológica y una innovación más amplia.

El informe dice que las políticas industriales verdes deben incluir medidas para expandir el desarrollo del espíritu empresarial local, aumentar las habilidades científicas, tecnológicas y de innovación, mejorar las capacidades productivas, promover la investigación y el desarrollo y proporcionar infraestructura de apoyo.

Los PMA también pueden utilizar las políticas de contratación pública para acelerar la transformación estructural ecológica e inducir un cambio positivo por parte de los agentes económicos y los consumidores.

También deben fortalecer sus capacidades para movilizar recursos nacionales para ayudar a financiar su transición hacia una baja emisión de carbono, ya que sus necesidades de financiación para el desarrollo superan con creces su asistencia oficial para el desarrollo.

El informe dice que esto implicará renovar los impuestos, redoblar los esfuerzos para reducir y eventualmente eliminar los flujos financieros ilícitos y reajustar las funciones de los bancos públicos de desarrollo y los bancos centrales.

Fuente: UNCTAD

 

OMA / ASEM 13 noviembre, 2022 18:12

OMA / ASEM

Other News