Buenos Aires, Martes, 27 de Septiembre
19 septiembre, 2022 7:54 Imprimir

Informe anual de fiscalidad en la UE 2.022 – Dr. Alfredo Collosa

 

El pasado 28 de junio se publicó El “Informe Anual sobre Fiscalidad 2022″ el cual presenta el estado actual de la materia  en la Unión Europea (UE)[1].

Tiene como objetivo describir las reformas más recientes y los principales indicadores utilizados por la Comisión Europea para evaluar el progreso de las políticas fiscales en los Estados miembros  y el nivel existente.

En momentos donde muchos países se encuentran planteando reformas en sus políticas fiscales para afrontar la crisis, parece importante sintetizar los principales temas tratados en el mismo ya que pueden resultar de utilidad.

1. CONTEXTO.

Después de una fuerte contracción de la actividad económica inducida por la COVID-19 en 2020, se afianzó una fuerte recuperación económica en 2021.

Después de caer bruscamente en 2020, la UE casi alcanzó su producción previa a la pandemia en 2021, con un aumento anual del 5,3 %.

A principios de 2022, la economía se estaba recuperando de la crisis de la COVID-19 más rápido y con más fuerza de lo esperado. El repunte fue impulsado por el consumo y la inversión, los cuales habían estado deprimidos durante la pandemia.

Las previsiones económicas de la Comisión Europea[2] proyectan que la economía  seguirá creciendo en 2022 y 2023. Sin embargo, aunque la economía  sigue mostrando resiliencia, la guerra en Ucrania ha creado un nuevo entorno, exacerbando los obstáculos preexistentes para el crecimiento.

También plantea desafíos adicionales para las economías  relacionados con la seguridad del suministro de energía y la dependencia de Rusia de los combustibles fósiles.

Las perspectivas apuntan a un menor crecimiento y una mayor inflación que en pronósticos anteriores.

Se espera que el crecimiento anual de la economía alcance el 2,7 % en 2022 (la estimación anterior era del 4 %) y el 2,3 % en 2023.

Los precios de la energía y las materias primas están detrás del fuerte aumento de la inflación, pero también las interrupciones en la logística y las cadenas de suministro están jugando un papel. . Los mercados laborales seguirán mejorando y se espera que la tasa de desempleo disminuya en 2022 (6,7%) y 2023 (6,5%).

En 2020, los ingresos fiscales anuales, medidos como porcentaje del PIB (la presión fiscal), aumentaron hasta el 40,1 % a pesar de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, en términos nominales, los ingresos tributarios disminuyeron 3,9% en 2020.

Esta es la primera disminución de los ingresos tributarios desde 2009, en plena crisis económica y financiera.

2. MEDIDAS IMPLEMENTADAS POR LOS ESTADOS MIEMBROS.

En 2020 y 2021, los Estados miembros implementaron una serie de reformas fiscales para apoyar la actividad empresarial y mitigar el impacto de la pandemia en los hogares.

Entre otras se destacan:

- Reducciones y aplazamientos de impuestos, así como otras medidas fiscales, como la modificación de los incentivos fiscales existentes para favorecer la inversión, contrarrestar la crisis de liquidez y apoyar la productividad de las empresas.

- Reducir las tasas o ajustar los tramos impositivos, lo que permitió diferir los pagos o exenciones del impuesto sobre la renta personal y las contribuciones a la seguridad social.

- Aplicar desgravaciones fiscales a los hogares, los empleadores y los trabajadores por cuenta propia.

- Digitalizar los sistemas de administración pública está incluida en muchos planes nacionales y la mayoría de ellos contienen medidas de impuestos verdes y medidas con implicaciones para los impuestos laborales.

3. DESAFÍOS PARA LOS SISTEMAS TRIBUTARIOS.

Mas allá de la crisis, los sistemas tributarios deben considerar los cambios estructurales acelerados que ocurren en las sociedades y economías.

Las transiciones verde y gemelo digital, combinadas con la globalización y el envejecimiento de la población, tendrán efectos significativos en la economía social de mercado europea.

Algunos de estos ya son visibles. Por ejemplo, se prevé que el envejecimiento lleve a un aumento de las tasas de dependencia y a una disminución de la población en edad de trabajar. Si no se realizan ajustes, esto a su vez afectará la capacidad de generar ingresos a partir de los impuestos laborales y las contribuciones a la seguridad social.

En términos de abordar el cambio climático y garantizar una economía más sostenible, los cambios en el comportamiento de consumo y producción son necesarios y los impuestos pueden desempeñar un importante papel de señalización en la dirección correcta.

La globalización y la digitalización significan que las actividades se pueden realizar sin que sea necesario que las personas que participan en la actividad estén físicamente presentes en un país.

Estos cambios estructurales hacen necesario que la UE adapte sus sistemas y normas fiscales, también en relación con la residencia y la fuente de ingresos, de conformidad con los principios de equidad y eficiencia.

Estos principios clave, que no tienen por qué ser mutuamente excluyentes, deben considerarse con el objetivo fundamental de garantizar una transición socialmente justa que ayude a desarrollar la educación y las capacidades, cree puestos de trabajo y aborde las desigualdades.

Para apoyar la productividad y la innovación, los Estados miembros apoyan cada vez más la I+D privada ofreciendo incentivos fiscales tanto para los ingresos como para los gastos. El apoyo directo a través de subvenciones y préstamos también se utiliza junto con los incentivos fiscales, aunque los primeros varían mucho de un Estado miembro a otro.

El apoyo medio a la I+D de la UE es de alrededor del 0,05 % del PIB y del 0,06 % del PIB para incentivos fiscales y financiación directa, aunque en todos los casos sigue siendo inferior al de Estados Unidos (0,25 % del PIB).

4. FISCALIDAD LABORAL

El informe concluye que la cuña fiscal media sobre el trabajo, aunque está disminuyendo, sigue siendo el 40 % de los costos laborales.

Las diferencias entre países son significativas, pero este nivel sigue estando por encima del promedio de la OCDE del 36 %.

La carga fiscal general sobre el empleo debe lograr un equilibrio entre la financiación de los sistemas de bienestar y los servicios públicos y no sofocar la creación de empleo y el empleo.

Una política fiscal adecuadamente diseñada puede desempeñar un papel fundamental en la determinación de la distribución de los ingresos disponibles.

La fiscalidad del trabajo juega un papel importante en esto, junto con las transferencias sociales y las pensiones.

En toda la UE, existen grandes diferencias entre los Estados miembros en el grado de progresividad de los impuestos sobre la renta del trabajo.

Además, la comparación de la distribución del ingreso antes y después de la aplicación de impuestos y transferencias muestra el papel crucial que desempeñan en la reducción de la desigualdad de ingresos del mercado.

Los impuestos laborales son y seguirán siendo una fuente importante de financiación pública.

No obstante, la ampliación de la base impositiva y la combinación de impuestos, incluso a través de impuestos conductuales (incluidos los impuestos ambientales y de salud), la propiedad (incluida la herencia) y las ganancias de capital bien diseñados y equilibrados, puede ayudar a generar ingresos, fomentar un comportamiento sostenible y abordar las desigualdades.

5. CUMPLIMIENTO FISCAL – FRAUDE FISCAL

El informe ofrece una visión general de la evolución del cumplimiento fiscal, el fraude, la evasión y la elusión  en los Estados miembros.

En cuanto a la planificación fiscal agresiva países como los Países Bajos y Chipre se comprometieron a tomar medidas para cerrar las lagunas que facilitan la planificación agresiva.

Sin embargo, existe una fuerte evidencia de que las oportunidades para la planificación fiscal agresiva se utilizan en varios países, ya que varios no cuentan con una retención de impuestos o una medida defensiva similar para los pagos que salen de la UE.

Los requisitos de transparencia han aumentado, pero la evasión por parte de particulares en centros financieros extraterritoriales sigue representando pérdidas  considerables para los Estados miembros.

La pérdida de ingresos debido a la evasión fiscal internacional se estimó en 124.000 millones EUR en 2018, en comparación con los 46.000 millones EUR en 2016. Se estimó que la brecha del IVA ascendió a una cantidad considerable de 134 000 millones EUR en 2019 y puede haber aumentado durante la pandemia[3]. En este contexto, la mayor digitalización de las Administraciones Tributarias debería contribuir a mejorar la recaudación de impuestos y reducir la elusión y la evasión fiscal.

También debería reducir los costos de cumplimiento para las empresas y los hogares.

6. FISCALIDAD MEDIOAMBIENTAL.

La fiscalidad medioambiental puede ser una herramienta política útil para ayudar a alcanzar los objetivos de la política climática y medioambiental y reactivar la economía de la UE tras la crisis de la COVID-19.

El aumento actual de los precios de la energía, exacerbado por la guerra en Ucrania, exige una aceleración de la transición verde.

Esto debería estar respaldado por una fiscalidad ambiental equilibrada alineada con los objetivos climáticos, al tiempo que protege a los más vulnerables.

En ese contexto, pasar de la tributación laboral a impuestos ambientales que sean adecuados para su propósito, teniendo debidamente en cuenta los posibles efectos distributivos, tiene el potencial de estimular el empleo y cambiar el comportamiento a favor de un consumo y una producción más sostenibles.

El informe muestra que la fiscalidad ambiental todavía está infrautilizada en muchos Estados miembros, a pesar de ser un posible facilitador clave para la transición hacia una economía más verde.

Se presenta la propuesta de revisión de la Directiva sobre fiscalidad de la energía, destinada a alinear la fiscalidad de los productos energéticos con los objetivos energéticos y climáticos de la UE, para promover tecnologías limpias y eliminar exenciones obsoletas y tipos reducidos. que fomenten el uso de combustibles fósiles.

Aunque no es un instrumento fiscal, el Mecanismo de Ajuste Fronterizo de Carbono también será una herramienta importante para abordar los riesgos de fuga de carbono como resultado de la mayor ambición climática de la UE.

Dr. Alfredo Collosa

Septiembre 2.022

 

 

 

 

 

 


[1] https://taxation-customs.ec.europa.eu/news/annual-report-taxation-2022-crises-still-looming-europe-should-prepare-future-tax-2022-06-28_en

[2] https://ec.europa.eu/commission/presscorner/detail/en/ip_22_3070

[3] https://ec.europa.eu/taxation_customs/news/vat-gap-eu-countries-lost-eu134-billion-vat-revenues-2019- 2021-12-02_en

 

Other News