Buenos Aires, Jueves, 30 de Junio
21 marzo, 2022 19:49 Imprimir

El Nearshoring como Herramienta para la Reactivación Económica de Costa Rica – Dra. Shermine Elizondo

 

El término Nearshoring hace referencia al mecanismo o proceso mediante el cual una empresa transfiere sus procesos de negocio (servicios, manufactura, entre otros) o de tecnología a terceros países ubicados en destinos cercanos al país contratante.

Este se contrapone al concepto de Offshoring, el cual consiste en deslocalizar parte de los servicios o de la producción en otros países ubicados en destinos lejanos. Estando entre los destinos más comunes China, Malasia o India, al ser lugares donde los salarios son más bajos y que ofrecen un coste de producción más rentable; reflejándose esto en precios mucho más competitivos para las empresas.

Sin embargo, el offshoring no es tan rentable como se preveía, por diversas razones, como el aumento del costo del capital humano en estos países, la poca infraestructura legal y regulatoria, los riesgos de seguridad y propiedad intelectual, así como las diferencias de horario, cultura e idioma. Además, actualmente, la pandemia del Covid 19 y la crisis de contenedores pusieron en evidencia otra desventaja del offshoring el cual es el aumento significativo en los tiempos de recepción de las mercancías y operaciones de logística, así como de los costos logísticos; por las ubicaciones tan alejadas.

Por lo anterior, las empresas están implementando más comúnmente la estrategia del nearshoring y, de hecho, algunas compañías están reemplazando sus prácticas de offshoring o añadiendo además el nearshoring; para diversificar el riesgo y tener otra alternativa para producir.

Siendo que la proximidad permite reducir las diferencias de zona horaria, menores discrepancias culturales, un mayor nivel de control en los procesos de toma de decisiones, reducción en tiempos de transporte y costos. Igualmente, la proximidad física permite un mayor contacto entre las empresas.

Es aquí donde Costa Rica se puede posicionar como un destino clave de nearshoring para las empresas canadienses y estadounidenses, debido a la competitividad del país y las ventajas que ofrece. Situación que debe ser aprovechada para lograr una efectiva atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) y reactivar la economía del país, tan necesaria en esta época pandémica.

Al efecto, Costa Rica tiene una excelente ubicación geográfica, con puertos marítimos, aéreos y terrestres cercanos que permiten la rápida movilización de mercancías. Tiene suscrito más de 14 tratados de libre comercio, incluyendo Estados Unidos, China y Europa, lo cual facilita el comercio con estos socios comerciales y abarata costos. Se cuenta con un atractivo y fortalecido sistema de incentivos fiscales, como lo son el Régimen de Zona Franca, el cual está en constante reforma para adaptarse a las necesidades de los beneficiarios y aumentar la competitividad del país, así como la regulación de distintas exoneraciones otorgadas por Ley.

De igual forma, es el cuarto miembro de la Organización de la región de América Latina y el Caribe en ser invitado a formar parte de la OCDE; lo cual deviene en una legislación armonizada, y mejores prácticas en esferas tales como competencia, estadísticas, lucha contra el cohecho, transparencia fiscal, medioambiente, entre otros. Sumado a la reforma a la Ley General de Aduanas que se está planteando, la cual tiene como entre sus objetivos fortalecer el control aduanero y la lucha contra el contrabando, así como facilitar el comercio.

A su vez, en Costa Rica existe una buena calidad de vida, estabilidad económica, política y jurídica. Se cuenta con una fuerza laboral altamente calificada, está alfabetizado en idioma inglés y tiene altos estándares educativos.

No obstante, pese a que Costa Rica tiene un largo camino recorrido en atracción de Inversión Extranjera Directa y a los grandes esfuerzos que realizan los diferentes actores tanto en el sector público como en el privado, existe una fuerte competencia en la región. Por lo cual, es importante que el país identifique las falencias con las que se cuenta y trabaje en ellas; para poder ser aún más competitivos y suplir las necesidades actuales de las empresas.

En este sentido, existe un arduo camino por recorrer en temas de agilización de la tramitología necesaria para la instauración y funcionamiento de las empresas en el país tanto dentro como fuera del Gran Área Metropolitana (patentes, permisos de funcionamiento, usos de suelo, permisos de construcción, entre otros), coordinación interinstitucional, digitalización de procesos, educación digital; atracción de talento internacional (mayores flexibilizaciones e incentivos migratorios) y mejoras en la infraestructura de conectividad, clave para el desarrollo adecuado del teletrabajo, tan generalizado en esta pandemia.

Por lo cual, con el crecimiento del nearshoring es evidente que va a existir una fuerte competencia por captar o retener este tipo de proyectos, siendo de vital importancia que el país tome las medidas y acciones necesarias para poder vislumbrar el desarrollo económico, social y cultural que la adecuada atracción de Inversión Extranjera Directa conlleva.

Dra. Shermine Elizondo

marzo 2.022

 

Other News