Buenos Aires, Miercoles, 25 de Mayo
24 enero, 2022 12:04 Imprimir

UNCTAD – Inversión extranjera directa mundial se recuperó en 2.021 pero es muy desigual

La financiación de la infraestructura ha aumentado debido a los paquetes de estímulo para la recuperación, pero la actividad de inversión en nuevas instalaciones sigue siendo débil en todos los sectores industriales.

Los flujos mundiales de inversión extranjera directa (IED) mostraron un fuerte repunte en 2021, un 77% a un estimado de 1.65 billones de dólares, desde 929 mil millones en 2020, superando su nivel anterior a COVID-19, según el Monitor de Tendencias de Inversión de la UNCTAD publicado el 19 de enero.

“La recuperación de los flujos de inversión hacia los países en desarrollo es alentadora, pero el estancamiento de las nuevas inversiones en los países menos adelantados en industrias importantes para las capacidades productivas, y en los principales sectores para los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), como la electricidad, los alimentos o la salud, es un motivo importante de preocupación”, dijo la secretaria general de la UNCTAD, Rebeca Grynspan.

Mayor aumento en las economías desarrolladas

Las economías desarrolladas experimentaron el mayor aumento, donde la IED alcanzó un estimado de 777 mil millones de dólares en 2021, tres veces el nivel excepcionalmente bajo en 2020, según el informe.

En Europa, más del 80% del aumento de los flujos se debió a grandes oscilaciones en las economías de conducto. Las entradas de IED en los Estados Unidos se duplicaron con creces, y el aumento se debió en su totalidad a un aumento en las fusiones y adquisiciones transfronterizas.

Las entradas de IED en las economías en desarrollo aumentaron un 30 por ciento a casi 870.000 millones de dólares, con una aceleración del crecimiento en Asia oriental y sudoriental (+20%), una recuperación a niveles cercanos a los anteriores a la pandemia en América Latina y el Caribe, y un repunte en Asia occidental.

Las entradas en África también aumentaron. La mayoría de los receptores en todo el continente experimentaron un aumento moderado de la IED; el total de la región se duplicó con creces, inflado por una sola transacción financiera intraempresarial en Sudáfrica en la segunda mitad de 2021.

Del aumento total de los flujos mundiales de IED en 2021 (718.000 millones de dólares), más de 500.000 millones de dólares, o casi tres cuartas partes, se registraron en las economías desarrolladas. Las economías en desarrollo, especialmente los países menos adelantados (PMA), experimentaron un crecimiento de la recuperación más modesto (véase el gráfico que figura a continuación).

Figura 1: Crecimiento desigual de la recuperación mundial de la IED


(Tasas de crecimiento de la IED por región y de los proyectos de inversión por sector, 2021 vs 2020)

 

Fuente: UNCTAD, FDI/MNE database (unctad.org/fdistatistics) para IED, información de Financial Times Ltd, fDi Markets (www.fDimarkets.com) para proyectos de IED nuevos anunciados y Refinitiv SA para acuerdos internacionales de financiación de proyectos.
Nota: Los datos de IED en este Monitor de Tendencias se estiman sobre la base de datos trimestrales de años parciales. Los datos de proyectos en nuevas instalaciones se estiman en base a once meses.

Fuerte confianza de los inversores en los sectores de infraestructura

El informe indica que la confianza de los inversores es fuerte en los sectores de infraestructura (véase la figura anterior), respaldada por las condiciones favorables de financiación a largo plazo, los paquetes de estímulo a la recuperación y los programas de inversión en el extranjero.

Los acuerdos internacionales de financiación de proyectos aumentaron un 53% en número y un 91% en valor, con aumentos considerables en la mayoría de las regiones de altos ingresos y en Asia y América Latina y el Caribe.

Por el contrario, la confianza de los inversores en la industria y en las cadenas de valor mundiales sigue siendo débil. Los anuncios de proyectos de inversión en nuevas instalaciones fueron prácticamente planos (-1% en número, +7% en valor). El número de nuevos proyectos en las cadenas de valor globales (CVG) de industrias intensivas como la electrónica, disminuyó aún más.

En otras tendencias sectoriales, la actividad de inversión en nuevas instalaciones sigue siendo un 30% inferior a los niveles anteriores a la pandemia en promedio en todos los sectores industriales. Sólo el sector de la información y la comunicación (digital) se ha recuperado por completo.

El financiamiento de proyectos en infraestructura ahora supera los niveles previos a la pandemia en la mayoría de los sectores. Los números de proyectos que más han aumentado son en energía renovable y en bienes raíces industriales.

El auge de las fusiones y adquisiciones transfronterizas es más pronunciado en los servicios. El número de contratos en información y comunicación aumentó en más del 50% a una cuarta parte del total.

Tendencias en determinadas economías

La IED en los Estados Unidos, la mayor economía receptora, aumentó en un 114% a 323 mil millones de dólares, mientras que las fusiones y adquisiciones transfronterizas casi se triplicaron en valor a 285 mil millones de dólares.

La IED en la Unión Europea aumentó un 8%, pero los flujos en las economías más grandes se mantuvieron muy por debajo de los niveles anteriores a la pandemia.

China registró un récord de 179.000 millones de dólares en entradas, un aumento del 20%, impulsada por una fuerte IED en servicios, mientras que Brasil vio duplicarse la IED a 58.000 millones de dólares desde un nivel bajo en 2020, pero las entradas se mantuvieron justo por debajo de los niveles anteriores a la pandemia.

La Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN) reanudó su papel como motor de crecimiento de la IED en Asia y en todo el mundo, con entradas que aumentaron un 35% y aumentaron en la mayoría de los miembros.

Los flujos de IED a la India fueron un 26% más bajos, principalmente porque los grandes acuerdos de fusiones y adquisiciones registrados en 2020 no se repitieron, mientras que los flujos a Arabia Saudita se cuadruplicaron a 23 mil millones de dólares, en parte debido a un aumento en las fusiones y adquisiciones transfronterizas.

Los flujos a Sudáfrica aumentaron a 41 mil millones de dólares (de 3 mil millones en 2020) debido al intercambio de acciones de 46 mil millones de dólares entre la multinacional sudafricana Naspers y su unidad de inversión holandesa Prosus.

La recuperación de los sectores del desarrollo sigue siendo frágil

La recuperación de los flujos de inversión hacia sectores relevantes para los ODS en las economías en desarrollo, los cuales sufrieron significativamente durante la pandemia con descensos de dos dígitos en casi todos los sectores, sigue siendo frágil.

El valor combinado de los anuncios de inversiones en nuevas instalaciones y los acuerdos de financiación de proyectos aumentó en un 55%, pero principalmente debido a un pequeño número de acuerdos muy grandes en el sector de las energías renovables.

El número de proyectos de inversión relevantes para los ODS en las economías en desarrollo aumentó solo en un 11%. La energía renovable y los servicios públicos siguen siendo los sectores de mayor crecimiento, especialmente a través de la financiación de proyectos internacionales.

En los PMA, la tendencia de la inversión relacionada con los ODS es menos favorable. El número de proyectos de inversión de los ODS en los PMA disminuyó en un 17% adicional, después de la caída del 30% en 2020. Los valores totales del proyecto aumentaron en aproximadamente un 20% debido específicamente a un gran proyecto de energía renovable.

El examen de las tendencias de la inversión en los PMA desde el punto de vista del desarrollo de la capacidad productiva pone de relieve las deficiencias estructurales y muestra que varios sectores se han visto muy afectados por la pandemia.

Los proyectos de inversión importantes para el desarrollo del sector privado y el cambio estructural se han agotado en parte, exacerbando la desaceleración de los proyectos de capital natural (extractivos), que tradicionalmente son una parte importante de la inversión en muchos PMA.

Perspectivas positivas para 2022

Las perspectivas para la IED mundial en 2022 son positivas, según el informe. Es poco probable que se repita la tasa de crecimiento de rebote de 2021.

La tendencia subyacente, neta de flujos de conductos, transacciones puntuales y flujos financieros intraempresariales– seguirá siendo relativamente moderada, como en 2021. El informe proyecta que la financiación internacional de proyectos en los sectores de infraestructura continuará proporcionando un impulso al crecimiento.

“Las nuevas inversiones en manufactura y en las cadenas de valor globales mantienen en un nivel bajo, en parte porque el mundo ha estado en oleadas de la pandemia de COVID-19 y debido a la escalada de las tensiones geopolíticas”, dijo James Zhan, director de la división de la inversión y la empresa de la UNCTAD. “Además, se necesita tiempo para que se produzcan nuevas inversiones. Normalmente hay un desfase temporal entre la recuperación económica y la recuperación de nuevas inversiones en las cadenas de fabricación y suministro”, agregó Zhan.

La prolongada duración de la crisis sanitaria con las sucesivas nuevas oleadas de la pandemia sigue siendo un importante riesgo a la baja.

El ritmo de las vacunaciones, especialmente en los países en desarrollo, así como la velocidad de aplicación del estímulo a la inversión en infraestructura, siguen siendo importantes factores de incertidumbre.

Otros riesgos importantes, incluidos los cuellos de botella laborales y de la cadena de suministro, los precios de la energía y las presiones inflacionarias también afectarán los resultados.

Fuente: UNCTAD

 

 

Other News