Buenos Aires, Sabado, 19 de Junio
17 mayo, 2021 21:02 Imprimir

Ciudadanos ¡Unidos somos más! – Ab. Rafael Barrancos

 

La iniciativa del Mercosur para la implantación de la ciudadanía única para los habitantes del mercado común, es una apuesta acertada que invitará en corto plazo a terceros países a unirse y que en su teoría más pura iniciará una etapa de estandarización y modernización que solo dejará beneficio para la región; Latinoamérica en sí es robusta y debe ser fortalecida desde ahora para que las futuras generaciones gocen de un continente desarrollado con una economía pujante y de contraste con el resto del mundo.

No se debe ver como una fantasía o una utopía, ya tenemos bases suficientes para lograrlo, solo debemos despolitizar el ideario de integración y exigir la apertura definitiva de los ejes de producción y mercados de la región; partiendo desde las bases fundacionales del Mercado Común del Sur recogidas en el tratado de la Asunción de 1991 como lo son la libre circulación de bienes, servicios y factores productivos, establecimiento del arancel externo común, coordinación de políticas comunes: macroeconómicas y sectoriales a fin de asegurar las condiciones adecuadas de competencia entre los países miembros; compromiso de las partes para la armonización de sus legislaciones en las áreas pertinentes, las cuales fortalecerán el proceso de integración; pilares de los cuales no debemos olvidarnos.

Podemos seguir impulsado la definitiva cooperación común del sur, pero para ello debemos madurar como sociedad y limar las asperezas entre los miembros, cuando me refiero a madurar no lo hago por criticar, lo digo porque es natural que debamos hacerlo, no tenemos más de 250 años siendo independientes contra los más de 500 años de la Europa colonizadora; esto quiere decir mucho aunque no se crea y es por ello que desde ahora somos nosotros los latinoamericanos los que tenemos que poner de nuestra parte para desarrollar nuestro continente, solo así, unidos como bloque puedan nivelarse los pesos y contrapesos económicos, sociales y culturales de cara a la Unión Europea, la América del Norte y me atrevería a decir con algunos países asiáticos.

El cambio nace en nosotros mismos generando postulados, teorías y herramientas libres de ideologías políticas ya sean de izquierda, derechas o centristas, es nuestro deber como profesionales y ciudadanos Mercosur gestionar la participación en conjunto de cara a la unión progresiva de los países latinoamericanos.

Contamos con todos los recursos para lograrlo, desde el recurso humano, superficie territorial, instituciones de diversa índole tanto públicas como privadas, solo es seguir pujando y apoyando el proyecto que hace 30 años nació en “La Muy Noble y Leal Ciudad de Nuestra Señora Santa María de la Asunción”.

Las Repúblicas de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay no se equivocaron en un principio con la creación de este proyecto, que hoy cuenta con estados asociados miembros de la CAN (Comunidad Andina de Naciones), como Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú y terceros países como lo son las Repúblicas de Chile, Guyana y Surinam; ¿pero que nos falta?.

Lo que nos falta es dejar atrás los errores del pasado y fortalecernos con lo nuevo, poner granos de arena como ciudadanos y profesionales, promocionar lo nuestro y por los nuestros y para ello la era “NEO o Digital” que comienza con mucha fuerza en esta década permite desde las Pymes a grandes empresas, profesionales independientes, formaciones culturales, sector turismo, entre otros estar a la par en la carrera de la internacionalización y globalización.

Cartagena, Buenaventura, Santos, Rio Grande, Rio de Janeiro, Fortaleza, Montevideo, Buenos Aires, San Antonio , Valparaíso, El Callao, Paita, Guayaquil, Manta, San Lorenzo solo por mencionar algunos de nuestros principales puertos, creo que son suficientes para en definitiva volcar la vocación importadora por la exportadora a mayor escala.

Apoyar al Mercosur para que como bloque con frontera única se desarrollen políticas neoproteccionistas con el fin de proteger los productos comunes frente a la entrada de mercancías extranjeras y evitar el desplazamiento de nuestro propio mercado, seguiría el planteamiento de 4 medidas básicas, tales como:

● Incremento del % arancelario en los productos a importar que guarden relación con las mercancías comunes a proteger.

● Incentivar la producción y consumo de productos comunitarios indiferentemente de su índole o tipología del producto para favorecer siempre a la economía común.

● Incentivar la inversión e instalación de empresas extranjeras dentro del bloque comunitario que contribuyan la producción, intercambio de tecnologías, comercialización y la generación de empleos.

● Reducir la carga impositiva a los productos o segmentos de mercado en riesgo por la entrada de iguales provenientes del exterior.

En definitiva, el Mercosur es el órgano supranacional con más proyección comunitaria a largo plazo en la América del Sur y como ciudadanos del mismo considero que debemos apoyar.

 

Abg. Rafael Barrancos

abril de 2021.

 

 

Other News