Buenos Aires, Domingo, 25 de Julio
19 abril, 2021 20:35 Imprimir

OCDE – El reajuste de políticas públicas puede generar una recuperación pospandémica más fuerte, resiliente, equitativa y sostenible

 

 

La pandemia de COVID-19 ha provocado trastornos sociales y económicos en el mundo entero, pero también brinda a los gobiernos la oportunidad de colocar a las economías en una senda de crecimiento más sostenible e incluyente al tiempo que afrontan los retos subyacentes; esto se afirma en el informe de política Going for Growth de la OCDE.

En Going for Growth 2021: Shaping a Vibrant Recovery(Apuesta al crecimiento: Dando forma una recuperación vibrante)se analizan los puntos débiles prevalecientes antes de la pandemia, así como aquellos generados por esta. Asimismo, se ofrece a los responsables de la formulación de políticas públicas asesoramiento específico para cada país orientado a aprovechar la posibilidad de emprender un reajuste fundamental.

El Secretario General de la OCDE, Angel Gurría, y el ministro de Economía y Finanzas de Italia, Daniele Franco, presentaron el informe poco después de la segunda reunión de ministros de Economía y gobernadores de los bancos centrales del G20 bajo la presidencia italiana, celebrada el 7 de abril.  Sus recomendaciones provén una base a las deliberaciones del G20 acerca de estrategias dirigidas a impulsar una recuperación económica pujante y promover un crecimiento de mayor calidad.

“La pandemia es un doloroso recordatorio de que en el pasado nuestro crecimiento a menudo resultaba insostenible y dejaba a muchas personas rezagadas”, dijo Gurría. “La recuperación es una oportunidad para ajustar adecuadamente nuestras políticas con miras a lograr un crecimiento más fuerte, resiliente, sustentable y equitativo. Y para que esto ocurra, es preciso que los gobiernos deben actuar ahora”.

El informe Going for Growth 2021: Shaping a Vibrant Recovery ofrece un marco para la reforma de políticas públicas que abarca tres dimensiones clave:

Fomentar la resiliencia y la sostenibilidad: las políticas estructurales pueden mejorar la primera línea de defensa ante las crisis (redes de seguridad social y de salud, infraestructura esencial), optimizar la gobernanza pública y fortalecer los incentivos de las empresas para tomar más en cuenta los temas de sostenibilidad en el largo plazo.

Facilitar la redistribución e impulsar el incremento de la productividad. Orientar el crecimiento en una dirección más duradera, resiliente e incluyente requiere tomar medidas de política estructural para elevar el dinamismo laboral y ayudar a las empresas a ser más dinámicas, más innovadoras y ecológicas.

Apoyar a las personas durante las transiciones. Es necesario que las políticas públicas garanticen que las personas no se rezaguen en las transiciones, de modo que la redistribución sea socialmente productiva y cree resiliencia. Ello exige invertir en competencias, formación y en dar un firme impulso al acceso a empleos de calidad —especialmente entre los grupos vulnerables—, así como a redes de seguridad social de base amplia y a un mejor aprendizaje y apoyo para tener acceso al empleo.

El asesoramiento sobre políticas públicas brindado en Going for Growth incluye notas país breves para los miembros de la OCDE y los países con los que cooperamos (Argentina, Brasil, China, India, Indonesia y Sudáfrica).

En el informe se destaca también que es imprescindible que los países actúen en conjunto, sobre todo en aquellos que comparten fronteras. Asimismo, Going for growth identifica las áreas en las que se precisa cooperación internacional para elevar la eficacia de las políticas nacionales y sustentar el cambio hacia una globalización más sostenible, resiliente y equitativa: atención de la salud, cambio climático, comercio y fiscalidad de las empresas multinacionales.

En: https://www.oecd.org/economy/going-for-growth/ se presentan recomendaciones clave y las notas país de los miembros de la OCDE y los países con los que coopera.

Fuente: OCDE

 

Other News