Buenos Aires, Lunes, 25 de Octubre
5 abril, 2021 20:10 Imprimir

Lavado de dinero basado en el comercio a propósito de recientes documentos del GAFI y el Grupo EGMONT – Dr. Alfredo Collosa

 

 

El lavado de dinero es una práctica delictiva que consiste en procesar las ganancias ilegales o el dinero “sucio”, a través de una serie de transacciones; de esta manera, los fondos son “limpiados” para que parezcan ser fondos provenientes de actividades legales. El lavado de dinero generalmente no implica que haya moneda en cada fase del proceso de lavado.

Una de las formas de lavado de dinero es aquel basado en el comercio (LDC) que en su definición mas simple es el proceso de disfrazar el producto del delito y mover valor (es decir, movimiento de dinero) utilizando transacciones comerciales para legitimar sus orígenes ilícitos[1].

LDC implica en muchos casos la explotación del sistema de comercio internacional con el propósito de transferir valor y oscurecer los verdaderos orígenes de la riqueza ilícita.

Los esquemas de LDC varían en complejidad, pero generalmente implican una tergiversación del precio, la cantidad o la calidad de las importaciones o exportaciones.

Es una de las formas más importantes del lavado de dinero a nivel mundial, es por ello por lo que el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) en conjunto con el Grupo Egmont han alertado recientemente sobre esta forma de hacer pasar el dinero ilícito como lícito.

La Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos (GAO) publicó los resultados de un estudio sobre el lavado de dinero basado en el comercio titulado “Contrarrestar el comercio y las finanzas ilícitas: esfuerzos de los Estados Unidos para combatir el lavado de dinero basado en el comercio[2] .

Este estudio, junto con el informe del Departamento del Tesoro de EE. UU. Titulado Evaluación Nacional de Riesgo de Lavado de Dinero de 2018[3], identifican LDC no solo como uno de los métodos de blanqueo de capitales más utilizados, sino también como uno de los más difíciles de detectar.

En diciembre de 2020, el GAFI y el Grupo de UIF de Egmont publicaron un informe sobre LDC que proporciona una visión detallada de los riesgos emergentes y describe una serie de mejores prácticas para que las autoridades mitiguen esta amenaza.

En marzo de 2021, este informe se complementó aún más con una lista de indicadores de riesgo destinados a ayudar a las empresas del sector público y privado a detectar el LDC.

Informe basado en el comercio: Tendencias y desarrollos – GAFI y Grupo EGMONT

En el documento de diciembre de 2020 titulado “Trade-Based Money Laundering Trends and Developments”[4] se comienza por analizar en qué consiste el LDC.

El comercio internacional es a menudo complejo, con cadenas de suministro interconectadas que se extienden por todo el mundo.

Los grupos delictivos organizados, los lavadores de dinero profesionales y las redes de financiación del terrorismo explotan el comercio internacional para mover valor a través de transacciones comerciales en un intento de legitimar su origen ilegal o financiar sus actividades.

El LDC es difícil de detectar, especialmente porque los negocios en línea aumentan la velocidad de las operaciones comerciales.

Cabe destacar que, tanto en el LDC como en los delitos relacionados con el comercio, los delincuentes pueden participar en una variedad de otras actividades potencialmente ilegales, como preparar facturas falsas, caracterizar incorrectamente los productos para eludir los controles y otras infracciones aduaneras y fiscales.

Respecto a cuál es la distinción entre el LDC del contrabando, el fraude y otros delitos relacionados con el comercio, se dice que el objetivo del LDC, a diferencia de los delitos determinantes relacionados con el comercio, no es el movimiento de mercancías, sino más bien el movimiento de dinero, que facilitan las transacciones comerciales.

Al igual que cualquier otra forma de blanqueo de capitales, el LDC busca legitimar el origen ilegal del producto del delito.

En cambio, el contrabando, el fraude y otros delitos relacionados con el comercio buscan generar más riqueza ilícita del producto del delito.

Los blanqueadores de dinero profesionales suelen utilizar técnicas de LDC para blanquear el producto del delito para sus clientes.

Los delincuentes involucrados en delitos relacionados con el comercio suelen ser los beneficiarios finales del producto de estos delitos.

Entre las técnicas comunes para realizar el LDC se enumeran las siguientes, las cuales, si bien se enumeran de forma independiente, en la práctica, los delincuentes pueden combinar estos métodos en un esquema, lo que complica aún más la cadena de transacciones.

  • Sobrecarga y subfacturación de bienes y servicios: el elemento clave de esta técnica es la tergiversación del precio del bien o servicio para transferir valor. En este tipo de arreglo, el importador y el exportador son cómplices de la tergiversación.
  • Facturación múltiple de bienes y servicios: esta técnica implica la reutilización de la documentación existente para justificar pagos múltiples por el mismo envío de bienes o prestación de servicios. los delincuentes o los financistas del terrorismo explotan aún más esto al reutilizar estos documentos en múltiples instituciones financieras, lo que dificulta que una institución los identifique.
  • Integración ilícita de efectivo. Los delincuentes a menudo necesitan una forma de integrar el efectivo ilícito en el sistema financiero. existen varios métodos para ayudarlos a lograr esto, que incluyen cambio de peso del mercado negro esquemas, cooperación entre delincuentes que buscan deshacerse de efectivo ilícito, la explotación de redes de compra sustitutas y la infiltración de cadenas de suministro legítimas.
  • Envío excesivo y subenvío de bienes y servicios esta técnica implica la tergiversación de la cantidad de bienes o servicios, incluidos los ‘envíos fantasmas’ en los que no se mueve ningún producto. Tanto el importador como el exportador son cómplices de esta técnica.
  • Bienes y servicios falsamente descritos esto implica la tergiversación de la calidad o el tipo de un bien o servicio, como el envío de un bien relativamente económico, que se describe como un artículo más caro, o un artículo completamente diferente, para justificar el movimiento de valor.
  • Intermediarios de terceros. Los delincuentes penetran en las cadenas de suministro legítimas al pagar los bienes mediante la participación de un tercero previamente desconocido (generalmente la empresa responsable de integrar el efectivo delictivo) en la transacción.

Frente a ello se establecen recomendaciones que en líneas generales consisten en realizar un amplio marco de medidas que deben aplicar las jurisdicciones para contrarrestar el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo de manera efectiva.

En el documento se destacan las buenas prácticas para contrarrestar el LDC, lo que también ayudará a las autoridades competentes a considerar sus riesgos.

Un primer paso para detener de manera efectiva el LDC es que los sectores público y privado comprendan cómo operan esos esquemas.

El sector público debe profundizar su comprensión de los procesos comerciales, incluidos los procesos de financiación del comercio.

La evaluación nacional de riesgos es una fuente importante de información. La misma debe reflejar el espectro completo de riesgos de LDC de una jurisdicción y sus componentes.

Sin embargo, las evaluaciones de riesgos nacionales suelen estar destinadas a expertos en la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo.

Las jurisdicciones deberán centrarse en hacer que la información relevante esté disponible y sea comprensible para otros organismos.

En el documento se destacan dos grandes medidas:

1) Coordinación y colaboración interagencias

La colaboración entre las fuerzas del orden, los fiscales, las unidades de inteligencia financiera, los servicios de aduanas y otras autoridades, y los mecanismos rápidos de intercambio de información, son cruciales para detener el LDC.

Esto incluye el intercambio de conocimientos y experiencia sobre el blanqueo de capitales basado en el comercio entre las autoridades competentes.

Se debería establecer un mecanismo que permita la comparación cruzada y el emparejamiento de grandes volúmenes de datos de manera oportuna.

Esto debe involucrar una amplia gama de fuentes de información, como informes de transacciones sospechosas, datos comerciales, información básica y sobre beneficiarios reales, antecedentes penales, etc.

Crear un mecanismo de coordinación o un grupo de trabajo, ya sea bajo el paraguas de una agencia o como una plataforma separada.

Esta coordinación puede abordar otros riesgos de lavado de dinero, pero debe priorizar el LDC para reflejar el riesgo que representa para los sistemas financieros y comerciales nacionales.

2)    Asociaciones Público – Privadas

La lucha eficaz contra el LDC requiere la experiencia tanto de las autoridades como del sector privado.

Los datos comerciales relevantes se mantienen a través de múltiples partes interesadas, desde compañías navieras hasta agencias de importación.

Las Recomendaciones del GAFI se refieren a la cooperación entre el sector público y privado en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, por ejemplo, proporcionando orientación a los bancos y las instituciones no financieras sobre cómo cumplir con los requisitos pertinentes.

Si bien las Recomendaciones del GAFI no requieren explícitamente que las jurisdicciones establezcan una asociación público-privada, son una forma útil de aumentar la comunicación entre los sectores involucrados.

En el contexto de los esquemas de LDC, dicha comunicación puede ser aún más crítica.

Informes indicadores de riesgo del lavado de dinero basado en el comercio

En marzo de este año 2021 se publicó el documento titulado “Trade-Based Money Laundering Risk Indicators”[5] también del GAFI y Egmont.

En el mismo se presentan indicadores de riesgo diseñados para ayudar a las entidades públicas y privadas a identificar actividades sospechosas asociadas con el LDC.

Los indicadores se derivan de una muestra de los datos recibidos por el GAFI y el Grupo Egmont de UIF en el curso del proyecto de Lavado de Dinero Basado en el Comercio.

Los indicadores de riesgo se dividen en cuatro categorías para ayudar a las empresas del sector público y privado a identificar posibles casos de actividad sospechosa en las transacciones comerciales internacionales.

Estos son:

  • Indicadores de riesgo estructural: estas señales de alerta se relacionan con la forma y / o estructura legal, las actividades comerciales, la huella y la presencia de las partes involucradas en la transacción comercial.
  • Indicadores de riesgo de actividad comercial: estas señales de alerta consideran atributos / características / patrones de las transacciones comerciales ejecutadas por la parte.
  • Indicadores de riesgo de documentos comerciales y productos básicos: estas señales de alerta destacan los riesgos potenciales asociados con la documentación comercial, como contratos, facturas e informes de valoración / cantidad.
  • Indicadores de riesgo de actividad de cuenta y transacciones: estas señales de alerta consideran los comportamientos con respecto a cómo la parte comercial usa / administra su cuenta, y cualquier cambio con respecto a esto (como un aumento en el uso de efectivo o variaciones significativas en el volumen / valor comercial).

El GAFI y el Grupo Egmont aconsejan que este informe se utilice para capacitar y apoyar a empresas e individuos con respecto a la identificación y escalada de actividades comerciales potencialmente sospechosas.

Sin embargo, también destacan que los indicadores de riesgo no son en modo alguno exclusivos, y el personal debe permanecer alerta a cualquier otro comportamiento / actividad que considere inusual o sospechosa.

Ideas finales:

El LDC es uno de los tres métodos principales para blanquear capitales provenientes de actividades ilícitas, junto con el uso del sistema financiero y el movimiento a granel de efectivo.

Como dice el Departamento del Tesoro de los EEUU[6] , el comercio puede ser intrínsecamente complejo y complicado, lo que refleja la naturaleza de las cadenas de suministro interconectadas que se extienden por todo el mundo, sin mencionar el gran volumen del comercio internacional.

El comercio también es altamente adaptable, lo que brinda a las organizaciones criminales oportunidades para infiltrarse e incluso utilizar canales legítimos para lavar el producto del delito, financiar el terrorismo y evadir sanciones.

Por eso me parecen muy relevantes y oportunos los informes elaborados por el GAFI y el Grupo Egmont, los cuales dejan en claro que la gestión de riesgos es crucial y que se debe incluir en los procedimientos de debida diligencia el análisis y detección de la actividad subyacente de las operaciones comerciales.

La pandemia de COVID-19 está cambiando vertiginosamente la forma de hacer negocios y comercializar productos migrando muchas actividades a lo digital, con lo cual surgen nuevos riesgos vinculados al lavado de dinero que deben ser atendidos en forma urgente por los países.

El LDC es difícil de detectar, especialmente porque los negocios en línea aumentan la velocidad de las operaciones comerciales.

La importancia de los informes es identificar detalladamente los riesgos emergentes del LDC y precisar las técnicas comunes para ello, las cuales muchas veces son utilizadas en la práctica en forma conjunta lo que complica aún más la cadena de transacciones y su detección.

Se resalta la importancia que los documentos describen las buenas prácticas para contrarrestar el LDC lo que también ayudará a las autoridades competentes a considerar sus riesgos.

Al respecto es clave que los sectores público y privado comprendan cómo operan esos esquemas y utilicen la evaluación de riesgos como una fuente importante de información que sea compartida entre las diversas autoridades y organismos.

Se destaca como primera medida la colaboración entre las fuerzas del orden, los fiscales, las unidades de inteligencia financiera, los servicios de aduanas y otras autoridades, y los mecanismos rápidos de intercambio de información.

Asimismo, para luchar eficazmente contra el LDC se requiere la experiencia tanto de las autoridades como del sector privado, es decir una colaboración constante entre los sectores.

Por su parte, el informe de marzo de este año tiene la importancia al identificar indicadores de riesgo, los cuales se dividen en cuatro categorías para ayudar a las empresas del sector público y privado a identificar posibles casos de actividad sospechosa en las transacciones comerciales internacionales.

Estas cuatro categorías son indicadores de riesgo estructural, de actividad comercial, de documentos comerciales y productos básicos y de actividad de cuenta y transacciones.

En definitiva, entiendo que en cada país los distintos actores del sector público y privado deberían tomar estas importantes recomendaciones, adaptándolas en función de su propia realidad, ya que el tema por su relevancia así lo amerita.

 

Dr. Alfredo Collosa

Marzo 2.021


[1] https://www.fico.com/blogs/tbml-what-trade-based-money-laundering

[2] https://www.gao.gov/products/gao-20-314r

[3] https://home.treasury.gov/news/press-releases/sm581

[4] Lavado de dinero basado en el comercio: tendencias y desarrollos, GAFI, Grupo Egmont (2020), www.fatf-gafi.org o www.egmontgroup.org

[5] http://www.fatf-gafi.org/media/fatf/content/images/Trade-Based-Money-Laundering-Risk-Indicators.pdf

[6] https://www.treasury.gov/press-center/press-releases/Pages/jl0072.aspx

 

Other News