Buenos Aires, Domingo, 28 de Noviembre
29 marzo, 2021 20:32 Imprimir

La recuperación después de la COVID-19 no debe dejar a nadie atrás (Directora General Okonjo-Iweala)

La Directora General de la OMC Ngozi Okonjo-Iweala, acompañada por cinco jefes de organizaciones internacionales, destacó la necesidad de mantener abiertas las corrientes comerciales mundiales para garantizar que los países en desarrollo y menos adelantados tengan acceso a productos médicos esenciales para controlar la propagación de la COVID-19 y puedan utilizar el comercio para impulsar una recuperación económica sostenible. Los oradores participaban en una sesión plenaria de alto nivel celebrada el 23 de marzo, durante la primera jornada del Acto de Balance de la Ayuda para el Comercio en línea.

En la sesión plenaria del evento organizado para hacer balance de la Ayuda para el Comercio, los oradores destacaron que la comunidad comercial mundial debía actuar con rapidez para mitigar los graves efectos de la crisis de la COVID-19 en los países en desarrollo y, en particular, en los países menos adelantados (PMA), ya que estos han sido los más afectados por las perturbaciones del comercio y la economía causadas por la pandemia. Desde el suministro de productos sanitarios como mascarillas hasta la aprobación y la distribución de vacunas, el sistema multilateral de comercio desempeña un papel fundamental para garantizar que nadie se quede atrás en el proceso de recuperación económica y comercial posterior a la pandemia.

“Hoy en día, la pandemia está echando por tierra progresos en materia de desarrollo logrados con gran esfuerzo, lo que se añade a los problemas a los que se enfrentan los más vulnerables”, dijo la DG Okonjo-Iweala. “La recuperación después de la COVID no debe dejar a nadie, ni a ningún país, atrás. El primer paso para lograr este objetivo debe ser el rápido despliegue de las vacunas a nivel mundial para poner fin a la pandemia. Necesitamos más cooperación comercial para abordar los estrangulamientos en el suministro, reducir los obstáculos reglamentarios, facilitar el comercio y financiar la compra de vacunas. Es fundamental mantener los mercados mundiales abiertos para lograr una recuperación sólida y sostenida. Las organizaciones y los Miembros que han cooperado en la iniciativa de la Ayuda para el Comercio han marcado una enorme diferencia en la vida de las personas. Aunar esfuerzos ahora para invertir en la recuperación de los interlocutores comerciales no es lo único que debemos hacer. La reconstrucción de una economía mundial más verde, equitativa y próspera es una cuestión de interés económico para todos los países”.

Los oradores presentaron una visión general de las corrientes comerciales mundiales y señalaron una recuperación generalizada del comercio de mercancías impulsada por los productos médicos. Indicaron que el comercio de servicios también estaba aumentando, pero a un ritmo más lento. Destacaron la importante función que ha desempeñado la cooperación mundial en el mantenimiento de la circulación de bienes y alimentos y pidieron que se mantuviesen las restricciones a la exportación bajo control. Para lograr una recuperación económica inclusiva, sólida y verde será necesario mantener los mercados abiertos, así como una constante movilización de la financiación del comercio para ayudar a los países en desarrollo y los PMA a mejorar su resiliencia frente a las conmociones futuras y mitigar la pobreza extrema. Los oradores señalaron que, mediante iniciativas como la Ayuda para el Comercio, la comunidad mundial podía ayudar a atender las necesidades comerciales de estos países para que pudiesen desempeñar una función más activa en el comercio mundial y cumplir sus objetivos de desarrollo.

Entre las estrategias citadas figuran la promoción y facilitación de las inversiones, la inversión en sistemas de salud, la aplicación de medidas de facilitación del comercio y la resolución de las cuestiones relativas a la deuda y la balanza de pagos.

El Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo: “La pandemia ha demostrado de manera devastadora que la salud y la economía están integradas y son interdependientes. Cuando la salud está en juego, todo lo está. Pero cuando se protege y promueve la salud, los individuos, las familias, las comunidades, las economías y las naciones pueden prosperar. Esta pandemia desaparecerá, pero habrá otra. Y los países seguirán enfrentándose a múltiples desafíos en materia de salud que frenan la productividad, alimentan la desigualdad e impiden a las naciones avanzar. Solo podremos responder y recuperarnos verdaderamente si vemos la salud no como un costo, sino como una inversión en el mundo más seguro, justo y próspero que todos queremos”.

La Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, dijo: “Una recuperación del comercio, si se gestiona bien, puede impulsar el crecimiento y elevar los niveles de vida en el mundo en desarrollo. Sabemos que el comercio aumenta las oportunidades de empleo, así como el acceso de las familias con bajos ingresos a bienes y servicios asequibles. El comercio será un elemento central de los esfuerzos por avanzar hacia una recuperación más verde, más inclusiva y digital. Tenemos la oportunidad de transformar nuestras economías -la oportunidad de volverlas inteligentes, verdes y más equitativas. El comercio puede desempeñar un papel muy importante a este respecto”.

El Presidente del Banco Mundial, David Malpass, dijo: “Cuando los países formulan políticas de recuperación, tienen la oportunidad de emprender un proceso de desarrollo verde, resiliente e inclusivo que sentará las bases para un crecimiento y un desarrollo sólidos a largo plazo.  Para reconstruir mejor, necesitamos más comercio. Si los países trabajan para abrir sus economías y reducir los costos del comercio mediante la mejora de la logística y la conectividad, la recuperación de la COVID será mucho más rápida y más fuerte. Tenemos que asegurar un entorno equitativo, regido por normas transparentes y previsibles. Será fundamental reducir la incertidumbre en materia de política comercial para reactivar la inversión y el crecimiento a nivel mundial”.

El Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos, Ángel Gurría, dijo: “Lo que la pandemia nos ha dejado claro es que debemos asegurarnos de que el comercio y la inversión dejen una huella de desarrollo máxima en los países asociados. El golpe definitivo de la crisis de la COVID-19 será la pobreza. Y los programas como la Ayuda para el Comercio son esenciales para reconstruir mejor. Sin unas corrientes de comercio e inversiones sostenidas, no lograremos la recuperación sólida, resiliente, inclusiva y verde por la que estamos luchando. Conforme avanzamos, solo conseguiremos superar los desafíos que surjan en nuestro camino si trabajamos juntos, con el liderazgo político adecuado”.

La Secretaria General Interina de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, Isabelle Durant, dijo: “Para garantizar el acceso a los productos esenciales, debemos mantener la circulación transfronteriza de las mercancías. Necesitamos el comercio porque es un potente motor de creación de empleo e ingresos, así como una fuente de divisas esencial. Hoy podemos demostrar que estamos unidos y comprometidos con la reconstrucción, por ejemplo a través de la Ayuda para el Comercio. El mundo después de la COVID-19 queda todavía un poco lejos, pero no podemos dejar que pase ni un día más sin trabajar en la recuperación. Y con nuestra determinación conjunta y nuestra voluntad de encontrar soluciones comunes e invertir en el multilateralismo, podemos hacer una valiosa contribución”.

OMC

 

Other News