Buenos Aires, Jueves, 29 de Julio
15 febrero, 2021 20:55 Imprimir

Algunas reflexiones vinculadas a la tributación a raiz del reciente informe de la FACTI de las Naciones Unidas – Dr. Alfredo Collosa

 

 

El objeto del presente es comentar los principales aspectos vinculados a la tributación a raíz de un reciente informe del Panel de Alto Nivel sobre Responsabilidad, Transparencia e Integridad Financieras Internacionales para Lograr la Agenda 2030 (Panel FACTI) de las Naciones Unidas[1].

En el mismo se dice que el problema es que los flujos financieros ilícitos, provenientes del abuso fiscal, la corrupción transfronteriza y el crimen financiero transnacional, desvían cuantiosos recursos del desarrollo sostenible, empeoran las desigualdades, alimentan la inestabilidad, minan la gobernanza y resquebrajan la confianza pública.

Es decir, dichos flujos financieros ilícitos contribuyen a que los Estados no puedan cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos, lo cual se agrava en una crisis como la presente, producto de la pandemia del Covid-19.

Se dice que hasta un 2,7 por ciento del producto interno bruto (PIB) mundial se lava anualmente, mientras que las empresas que buscan jurisdicciones libres de impuestos les cuestan a los gobiernos hasta $ 600 mil millones al año.

En un momento en que la riqueza de los multimillonarios se disparó en un 27,5 por ciento, incluso mientras 131 millones de personas se vieron empujadas a la pobreza debido al COVID-19, el informe dice que una décima parte de la riqueza del mundo podría estar oculta en activos financieros extraterritoriales, impidiendo que los gobiernos recauden su valor justo, parte de los impuestos.

Se presentó el siguiente gráfico con algunas de las nefastas consecuencias que origina está perdida de recaudación.

 

Por ello el informe presenta un plan factible para una mayor transparencia, una mejor rendición de cuentas y una mayor cooperación a nivel nacional, regional y mundial, para lo cual formula 14 recomendaciones para reformar, rediseñar y revitalizar la arquitectura mundial, de modo que pueda fomentar eficazmente la integridad financiera para el desarrollo sostenible.

Principalmente propone un Pacto Mundial por la Integridad Financiera para el Desarrollo Sostenible basado en las prioridades de los países.

Seguidamente presento los principales puntos del informe para luego comentar sus aspectos tributarios.

 

1.INFORME DE EL PANEL DE ALTO NIVEL SOBRE RESPONSABILIDAD, TRANSPARENCIA E INTEGRIDAD FINANCIERAS INTERNACIONALES (FACTI)

El informe dice que los Estados necesitan una financiación sólida que les permita revitalizar la acción transformadora y erradicar la pobreza, reducir las desigualdades, proteger los derechos humanos, reconstruir mejor a partir de la pandemia e invertir en sostenibilidad.

Una forma de mejorar la movilización de recursos públicos, tanto a nivel nacional como internacional es frenar los flujos financieros ilícitos, los que son un problema sistémico y, como tal, requieren de una solución sistémica.

Se requiere trabajar en pos de un objetivo unificado esto es fomentar un sistema de “integridad financiera para el desarrollo sostenible”.

Para ello se precisarán tres tipos de acciones: reforzar los valores necesarios para la integridad, fortalecer los marcos de políticas y rediseñar las instituciones.

El Panel propone un Pacto Mundial por la Integridad Financiera para el Desarrollo Sostenible basado en las prioridades de los países.

Es necesario reformar, rediseñar y revitalizar el sistema financiero mundial para que se ajuste a 4 valores: responsabilidad, legitimidad, transparencia y equidad.

El informe formula 14 recomendaciones para reformar, rediseñar y revitalizar la arquitectura mundial, de modo que pueda fomentar eficazmente la integridad financiera para el desarrollo sostenible.

Considera que el fortalecimiento de la coordinación y la gobernanza mundial relacionado con la integridad financiera es un componente esencial de la agenda común para el futuro común de las generaciones actuales y futuras.

La rendición de cuentas, la Legitimidad, la Transparencia y La Equidad Deben Constituir la base de del Sistema Financiero Mundial.

La primera recomendación es la Responsabilidad por la cual los países deben promulgar leyes que proporcionen el mayor espectro posible de herramientas legales para perseguir los delitos financieros transfronterizos y la comunidad internacional debe elaborar y acordar normas internacionales comunes para los arreglos en casos de corrupción transfronteriza.

Luego trata de Legitimidad esto es que las normas tributarias internacionales, en particular las normas de transparencia tributaria, deben formularse mediante un instrumento legal abierto e inclusivo con participación universal; con ese fin, la comunidad internacional debe iniciar el proceso para la creación de un Convenio Tributario de las Naciones Unidas.

En tema Transparencia dice que todos los países establezcan deben crear un registro centralizado de la información sobre el beneficiario final en todos los instrumentos legales y alentar a los países a hacer pública la información. También que todas las entidades multinacionales privadas publiquen información contable y financiera país por país.

En relación a la Equidad se destaca que los contribuyentes, especialmente las corporaciones multinacionales, deben pagar su parte justa de impuestos.

El Convenio Tributario de las Naciones Unidas debe prever una fiscalidad eficaz sobre las ganancias de capital. Los impuestos deben aplicarse de manera equitativa a los servicios prestados por vía digital. Esto requiere gravar a las corporaciones multinacionales de acuerdo con las ganancias globales del grupo.

Propone crear reglas más justas e incentivos más contundentes para combatir la competencia, la elusión y la evasión fiscales, comenzando por un acuerdo sobre un impuesto mínimo global a los ingresos corporativos.

Y asimismo crear un mecanismo imparcial y justo para resolver disputas tributarias internacionales, en el marco del Convenio Tributario de las Naciones Unidas.

Finalmente crear un mecanismo de mediación multilateral para ayudar de manera justa a los países a resolver las dificultades de recuperación y restitución de activos internacionales y fortalecer los mecanismos de compensación.

En el tema de Cómplices dice que los Gobiernos deben desarrollar y acordar normas/pautas globales para los profesionales financieros, legales, contables y otros, con aportes de la comunidad internacional y asimismo adaptar las normas mundiales aplicables a los profesionales para integrarlas en los correspondientes marcos normativos y de supervisión nacionales.

Respecto a los Actores no estatales dice que hay que desarrollar normas mínimas de protección para los defensores de los derechos humanos y de la lucha contra la corrupción, los periodistas de investigación y los denunciantes.

En cuanto a la Cooperación Internacional es clave poner fin a las asimetrías en el intercambio de información con fines fiscales, para que todos los países puedan recibir esta información.

Dice que hay que permitir el libre intercambio de información a nivel nacional como práctica estándar para combatir todas las formas de flujos ilícitos y promover el intercambio de información a nivel internacional entre las autoridades policiales, aduaneras y otras.

Dice también que es clave ampliar las capacitaciones actuales a los recursos humanos en temas de fraude fiscal, corrupción, lavado de dinero, delitos financieros y recuperación de activos.

Con relación a los Datos se propone crear un Centro de Seguimiento de los Derechos de Imposición para recopilar y difundir datos nacionales agregados y detallados sobre tributación y cooperación en cuestiones de tributación a nivel mundial.

Asimismo, designar una entidad encargada de recopilar y difundir datos sobre asistencia legal mutua e iniciativas de recuperación de activos y designar una entidad encargada de recopilar y difundir datos sobre el cumplimiento de las normas relativas al lavado de dinero, incluida información sobre el beneficiario final.

Luego se refiere a la importancia de la Gobernanza Nacional ya que se deben crear mecanismos de gobernanza nacional sólidos y coordinados que refuercen de manera eficiente la integridad financiera para el desarrollo sostenible, además de publicar evaluaciones nacionales de su propio desempeño.

Respecto a la Gobernanza Global destaca establecer un mecanismo de coordinación global inclusivo y legítimo que se ocupe de la integridad financiera de forma sistémica.

Y finalmente propone crear un Organismo intergubernamental inclusivo en cuestiones de tributación bajo la égida de las Naciones Unidas.

Asimismo, a partir del GAFI ya existente, propone crear la base legal de un organismo intergubernamental inclusivo sobre lavado de dinero.

 

2.ALGUNAS REFLEXIONES EN MATERIA TRIBUTARIA DEL INFORME

El primer punto es que propone fomentar la transparencia tributaria mediante un “Convenio Tributario de las Naciones Unidas” que sea abierto e inclusivo con participación universal.

En este tema de la transparencia dice que todos los países tienen que crear un registro centralizado de la información sobre el beneficiario final en todos los instrumentos legales, haciendo pública la información. De acuerdo con una publicación[1] alrededor de 80 países ya tienen registros de empresas al menos.

El GAFI se encuentra actualmente analizando una reforma de su Recomendación 24 vinculada a los beneficiarios finales. Al respecto Transparency.org recomienda que se sigan las conclusiones de FACTI al respecto y establecer registros públicos de beneficiarios reales como un estándar global[1].

Respecto al intercambio fiscal de información FACTI dice que todos los países deben recibir esta información. Para lo cual hay que permitir el libre intercambio de información a nivel nacional como práctica estándar y promover el intercambio de información a nivel internacional entre las autoridades policiales, aduaneras y otras.

Se dice que las entidades multinacionales deben publicar información contable y financiera país por país. Es decir, se exige hacer pública la información de la acción 13 del Plan BEPS de la OCDE.

En cuanto a los impuestos destaca que los contribuyentes deben pagar su parte justa de impuestos.

Para ello el “Convenio Tributario de las Naciones Unidas” debe prever una fiscalidad eficaz sobre las ganancias de capital. Los impuestos deben aplicarse de manera equitativa a los servicios prestados por vía digital.

En este punto se propone gravar a las corporaciones multinacionales de acuerdo con las ganancias globales del grupo es lo que se conoce como el “método unitario” de tributación en contraposición al principio de la plena competencia con el “transfer pricing” que es el propiciado por la OCDE.

El método unitario cuenta con el apoyo de organizaciones como ICRIT y Tax Justice Network, que proponen que las multinacionales sean tratadas como empresas unificadas, combinado con un impuesto mínimo efectivo global de 20-25%, que consideran reduciría significativamente los incentivos financieros por los cuales las multinacionales transfieren beneficios entre jurisdicciones y para que los países puedan reducir sus tasas impositivas.

Como afirma un autor de una publicación[1] hoy asistimos a un momento histórico en materia de justicia fiscal y este es el antídoto para el actual sistema fallido que se basa en el “principio de plena competencia” económicamente ilógico para garantizar que las entidades dentro del mismo grupo multinacional terminen con una cantidad adecuada de ganancias imponibles, a pesar de los incentivos obvios para trasladar las ganancias a donde el impuesto será bajo o nulo.

Por su parte, la OCDE junto con el G20 se encuentra activamente trabajando sobre cómo debería tributar la economía digital siempre manteniendo vigente el principio de plana competencia propiciando dentro de la acción 1 del Plan BEPS la adopción de dos pilares.

El Pilar 1 propone muy sintéticamente modificar las reglas existentes que dividen el derecho a gravar la renta de las empresas multinacionales entre las jurisdicciones, incluyendo las reglas tradicionales de precios de transferencia y el principio de plena competencia, para tomar en cuenta los cambios resultantes de la digitalización.

El pilar 2 busca establecer un nivel impositivo mínimo que correspondería a las empresas multinacionales de la economía digital y otras áreas. Esto ayudaría a los países a proteger su base impositiva de los intentos de grupos multinacionales de transferir sus ganancias a jurisdicciones de impuestos bajos o nulos.

Pero mientras este debate sucede ya muchos países están adoptando soluciones unilaterales creando impuestos para gravar a la economía digital muchos en el IVA y algunos también en el impuesto a la renta.

En otro punto del informe de FACTI se dice que dicho “Convenio Tributario de las Naciones Unidas” debe crear un mecanismo imparcial y justo para resolver disputas tributarias internacionales.

Respecto a los profesionales financieros, legales, contables y otros que actúen como cómplices de estos delitos el informe también reclama pautas globales.

En la misma línea recientemente OCDE emitió un documento[1] con el propósito de fijar una serie de estrategias y acciones que los países deben tomar para hacer frente a los intermediarios profesionales que permiten la evasión fiscal y otros delitos financieros en nombre de sus clientes.

Finalmente, un tema de mucho debate es que se propone crear un Organismo intergubernamental inclusivo en cuestiones de tributación bajo la égida de las Naciones Unidas.

Como reflexiones finales queda claro que hoy más que nunca los Estados necesitan fuentes de financiamientos para hacer frente a la crisis histórica y sus terribles consecuencias.

Entiendo que si hay un momento para fortalecer la cooperación internacional es el actual.

Como ha dicho la CEPAL recientemente[1] las medidas más eficaces contra la desigualdad son de carácter fiscal y tienen que ver con lograr una mayor tributación donde se reduzcan la elusión y la evasión.

No caben dudas que solo de un acuerdo multilateral podrá abordarse de manera efectiva el combate de los flujos financieros ilícitos, provenientes del abuso fiscal, la corrupción transfronteriza y el crimen financiero transnacional.

Ojalá que los líderes políticos de los países en conjunto con los Organismos e Instituciones Internacionales puedan llegar a una solución multilateral en estos temas, ya que sólo así será posible que todos los países puedan dar respuesta a las consecuencias de la crisis.

Dr. Alfredo Collosa

Marzo 2.021

 

 

 

 

Other News