Buenos Aires, Jueves, 16 de Septiembre
27 enero, 2021 22:15 Imprimir

COVID-19 y la Industria del Transporte Marítimo y el Comercio Internacional (desde la perspectiva de la aceleración tecnológica) – Lic. Jemilys Perez

 

 

 

La condición actual es ser cada vez más eficientes y altamente competitivos desde la actividad industrial, empresarial, educativa, pasando hasta por el aspecto humano desde nuestra vida diaria como individuos con responsabilidades y obligaciones que deben ser asumidas a diario. La llegada de una pandemia, situación tan inesperada para la mayoría de la población, trajo consigo el planteamiento de nuevos desafíos que: simplifiquen, faciliten, ahorren: (tiempo y costos) y supongan un beneficien al colectivo. Este planteamiento, no escapa para la industria marítima, la cual no se ha paralizado aún bajo tales circunstancias adversas e inéditas. Todo lo contrario, ahora con más ahínco esta situación supone mayores esfuerzos en la aceleración y puesta en práctica de tecnologías que favorezcan, dinamicen, ahorren recursos y sean cada vez más eficientes.

El futuro de los buques autónomos, es hoy una realidad en desarrollo a la que se le suma mayores esfuerzos, no en vano por la nueva realidad impulsada por el Covid-19, la implementación y desarrollo de la robótica implementada en campo del sector del transporte marítimo, el desarrollo de sistemas y softwares con mayores alcances (sistemas automáticos más eficientes en el campo de la logística) ejemplos de esto, son los sistemas de amarre automatizados para los buques, sistemas de amarre magnéticos, tal como el Mampeay (Offshore Industries) que ha desarrollado un sistema llamado docklock, en el que se utilizan placas magnéticas. Es un sistema automatizado en el que detecta el casco del barco y se coloca en posición sin ayuda de operarios del puerto, entre otros, los cuales sirven para agilizar de forma contúndete el trabajo humano optimizándolo.

En este orden de ideas todo lo anterior requiere adentrarnos en otras materias inherentes a la esencia de las actividades del sector del transporte marítimo y el comercio internacional: aspectos legales: (la creación de nuevos convenios y revisión de los existentes) ejemplo: El Convenio Internacional sobre Líneas de Cargas.

Aspectos de edificaciones, nuevas infraestructuras y/o instalaciones ajustadas a las necesidades que van requerir la implementación de estas nuevas tecnologías desarrolladas para el sector del transporte marítimo. Hay que destacar que la infraestructura portuaria es clave de la red física que da soporte al comercio internacional. Se puede decir que los puertos constituyen pues, unos de los eslabones que entrelazan y hacen posible la amplia cadena logística del trasporte multimodal. La red portuaria resulta entonces vital para el sector público y privado y supone su adecuación una necesidad a las nuevas tecnologías, lo cual evidente requiere de inversión y de unión de esfuerzos tanto de los Gobiernos como del conglomerado empresarial, en donde interactúan los diversos actores de la cadena logística que hacen posible la actividad del transporte marítimo, hasta ahora el más económico y que mayor volumen de mercancías puede movilizar.

Otro aspecto no menos importante, subyace en el área de la educación, formación creada y ajustada en base a las nuevas adecuaciones y la puesta en funcionamiento de todas estas tecnologías especializadas, para un campo que incesantemente cada vez es más demandante y requiere ser toda vez más competitivo desde todos los niveles.

Éstos nuevos retos no deben suponer obstáculos ni mayores desventajas, esta nueva realidad nos impulsa a adaptarnos con mayor rapidez y hasta con mucha facilidad a avanzar y hacerlo de la mano de la tecnología casi obligatoriamente. Mirar hacia el futuro es hacerlo y proyectarlo de manera digital, de manera intangible, en donde el funcionamiento no dependa intrínsecamente del factor humano. La inteligencia artificial la cual es composición de algoritmos que hacen posible la construcción de máquinas que presentan las mismas capacidades que el ser humano ha llegado, y ahora no parece tan distante desde América Latina y el Caribe.

Es preciso pensar cada vez más en la mejora de los procesos inherentes, a éstos sectores, pensar en tecnologías y que éstas sean sustentables y saludables para el ambiente y las personas. La complejidad de la dinámica del comercio internacional, implica la interconexión, esfuerzos, de equipos multidisciplinarios, tecnologías de punta (telemáticas y de infraestructuras) de adaptación práctica de la Ley a la realidad operativa del desenvolvimiento de las operaciones de importación y exportación, y las paralelas a la actividad aduanera. Todo lo anterior impacta significativamente a la cadena logística y de suministro. Mejorando los flujos, reduciendo los esfuerzos, mejorando la seguridad general y reduciendo los costes. Concluyo que la aceptación al cambio y el proceso de adaptación pasa por superar lo anterior y ser mejores y más efectivos en aquello que se quiera aplicar, construir o crear.

En virtud de esto hay que pensar en todo lo que podemos ganar si asumi
mos el futuro con planificación, para éste sector que es pilar fundamental en la economía de cualquier país y no establecernos paradigmas cerrados, de las pérdidas que pueden generar cualquier tipo de cambio. Auspiciados por esta crisis del Covid-19, que es una invitación repentina a la reinvención (desde nuevas tecnologías, pasando por ideas y soluciones logísticas), quienes mejor asuman y se comprometan al cambio en éste amplio sector, sin duda serán los que sobreviran y permanecerán en el mercado.

Lic. Jemilys Perez

Enero 2.021

 

Other News