Buenos Aires, Lunes, 18 de Octubre
7 diciembre, 2020 21:40 Imprimir

Visión 2.035 – ¿Qué esperan los Chinos de sí mismos de aquí a 15 años? – Lic. Juan José Ceschan

 

 

 

Consideraciones preliminares

A diferencia de la organización socioeconómica de muchos países de Occidente, basada principalmente en los valores del cristianismo y en los ideales defendidos por los autores de la Ilustración (entre otros: Adam Smith y el libre mercado, Voltaire y la libertad de pensamiento y de culto, Rousseau y la defensa de la voluntad popular, Montesquieu y la división tripartita del poder estatal, Kant y la educación individual como base del progreso social), los valores confucianos[1] que acompañan el crecimiento y desarrollo de varias naciones asiáticas[2] están en cierta medida centrados en el accionar social y colectivo frente a la libertad individual, en las regulaciones estatales frente a la espontaneidad del mercado, en la acumulación del poder en pocas manos frente a la división del mismo, en el profundo respeto a las relaciones jerárquicas y familiares, en el interés común por encima del interés particular, en el todo más que en las partes, y en la implementación del mérito como escala de ascenso social, entre muchos otros principios.

En este sentido, algunas de las categorías teóricas más habituales entre los pensadores occidentales (libertad, democracia, mercado, e incluso, socialismo), no siempre son interpretadas de igual manera por los autores y autoridades políticas asiáticas. Incluso más, algunas de ellas eran inexistentes en la práctica hasta hace poco más de cuarenta años atrás; algunas otras, lo son aún en la actualidad; y otras existen desde hace tiempo, pero con un tinte propio de la región.

Tiempo, naturaleza, familia… son más categorías entre otras varias que permiten ahondar en el análisis y diferenciación entre sociedades occidentales y asiáticas. Así, el tiempo pareciera transcurrir conforme a otra escala de medición (en algunos casos, menos acelerada y más previsible en el largo plazo), el respeto por la naturaleza constituye una parte fundamental en el equilibrio vital de dichas sociedades, y la familia sanguínea y la empresarial son núcleos de pertenencia firme en los que la suma de las fuerzas individuales de cada uno de sus miembros se traduce en una fuerza colectiva impetuosa.

Es así como dichas sociedades, que lejos están de ser homogéneas al comparárselas entre los Estados y al interior de éstos, sí presentan una serie de valores compartidos que les permiten aunar sus pretensiones y aspiraciones en el mediano y largo plazo y luchar conjuntamente hasta volverlas realidad. En ciertos casos, estas aspiraciones son impulsadas en los espacios de planificación común de fuertes aparatos políticos.

Habida cuenta de lo antedicho, acaso necesario para contextualizar el proceso de toma de decisión asiático, el presente artículo tiene como fin el análisis de la estrategia a largo plazo recientemente planteada por el gobierno chino. Así, cuando se habla de China[3] y de las decisiones gubernamentales que en ella se toman, es menester considerar su conformación republicana central, además de su forma de gobierno de socialismo unipartidista con dictadura democrática[4] popular. Esto implica que al poder político lo detenta en forma absoluta el Partido Comunista Chino (PCCh), el cual lleva las riendas del país, siendo el pueblo el encargado de proveerlo de miembros cualificados, quienes ingresan no por voto directo sino por mérito propio a lo largo de sus respectivas carreras políticas. Curiosamente, el PCCh posee alrededor de 92 millones de miembros, siendo pues el segundo partido político con mayor cantidad de afiliados a nivel internacional[5].

El Estado chino es una república socialista (popular) de partido único, con economía de mercado desde hace poco más de cuatro décadas. El socialismo de mercado “con características chinas” responde al marxismo–leninismo–maoísmo; si bien posibilita un cierto accionar del mercado, está regulado por el Estado en pos del bien común.

Desde su conformación como tal el 1° de Octubre de 1949, la República Popular China (RPCh) ha basado el desarrollo de la economía y la sociedad en gran medida en la planificación estatal, la cual se realiza en forma periódica, metódica y lineal (siempre hacia adelante), dando lugar a grandes documentos rectores llamados planes quinquenales, que fijan metas a cumplirse dentro de los cinco años subsiguientes a su lanzamiento.

Así pues, a continuación, se hará referencia a los asuntos más relevantes que se incluirán dentro de la próxima planificación gubernamental a largo plazo planteada por el PCCh, pero que de ningún modo agotan el sinnúmero de metas que el Gigante Asiático tiene por delante a fin de motorizar el desarrollo social en los años venideros.

 

5ta Sesión Plenaria del XIX Comité Central del PCCh.

El Partido Comunista de China posee tres órganos principales: el Congreso Nacional del Partido (CNP), el Comité Central (CC) y el Comité Permanente del Politburó (CPP). El primero es convocado cada cinco años y está encargado de elegir a los miembros del CC, proponer revisiones de la Constitución, designar al Secretario General y al próximo presidente, y evaluar los informes que van presentando las comisiones. El CC, por su parte, dirige las labores del Partido entre las sesiones del Congreso y convoca a los plenos para debatir metas a futuro. Por último, el CPP, órgano del Politburó Chino, es la cúpula del poder en el PCCh que nuclea a los siete miembros de la élite política.

Desde la conformación de la República Popular China en 1949, ha habido dieciocho CNP en total, habiéndose convocado el decimonoveno para Octubre del año 2017, fecha a partir de la cual comenzaron a convocarse las sesiones plenarias anuales del CC, ocurriendo la última de ellas justamente en Octubre del año 2020.

Así, la 5ta Sesión Plenaria o 5° Pleno del XIX Comité Central del Partido Comunista de China tuvo lugar en la ciudad capital de Beijing, entre el 26 y 29 de Octubre de 2020. El Comité Central es el órgano del PCCh compuesto por trescientos cincuenta miembros que celebran reuniones anuales (plenarias/plenos) a lo largo de un lustro. En cada una de esas reuniones, el CC define asuntos relevantes para el funcionamiento del país, dejándose para la quinta (y última) reunión anual de cada lustro el esbozo del nuevo plan quinquenal, esa hoja de ruta que guiará el avance del Estado durante cinco años.

En la reunión que se celebró en Octubre de 2020, se abordaron los puntos que formarán parte de la próxima redacción del “XIV Plan Quinquenal (2021–2025)” y se reforzó el contenido de la estrategia “Made in China 2025” (planteada en el “XIII Plan Quinquenal (2016–2020)”). Asimismo, se esbozó la “Visión China 2035” como meta intermedia de cara al centenario. Dichos puntos serán vistos brevemente a continuación.

 

Figura. Línea del tiempo con las próximas grandes metas planificadas por el PCCh.

 

 

Fuente: elaboración propia mediante herramienta online Time Graphics©.

 

“XIV Plan Quinquenal (2021–2025)”[6]

“Los planes son un conjunto de iniciativas de programas y proyectos para llevar a cabo el desarrollo económico y social de un país. Sirven para trazar las estrategias del crecimiento y desarrollo de una nación” (ROLDÁN, 2020/10/30).

En este sentido, y “tras su lanzamiento a mediados de la década de 1950, el primer plan quinquenal ayudó a China a construir su capacidad industrial casi desde cero. Ahora que está terminando el decimotercer programa de este tipo, China se ha convertido en la segunda economía más grande del mundo y está cerca de completar el desarrollo de una sociedad moderadamente próspera en todos los aspectos” (WU, 2020/10/29).

Como visión a mediano plazo[7], el PCCh propuso el novedoso “XIV Plan Quinquenal de Desarrollo Económico y Social (2021–2025)”, que incluirá fundamentalmente los siguientes puntos: “implantar el imperio de la ley, fortalecer la economía, el medio ambiente, la innovación científica y tecnológica, la cultura, la educación, la asistencia médica, la salud y el bienestar del pueblo centrado en las personas […], el crecimiento del consumo interno, en la innovación y producción de microchips, las energías renovables, la industria farmacéutica y la tecnología espacial” (ROLDÁN, 2020/10/30).

Por un lado, China planteó la estrategia de la “Circulación Dual”, consistente en un conjunto de políticas gubernamentales que impulsarán en los próximos años tanto la demanda doméstica (a fin de disminuir la dependencia externa) como la demanda internacional (WANG, 2020/09/29). Si bien la RPCh pretende basar su crecimiento futuro en los ciclos internos de producción, distribución y consumo de bienes y servicios (teniendo en cuenta que posee la mayor clase media a nivel mundial, con cuatrocientos millones de consumidores), ello no implica que pretenda darle la espalda al multilateralismo ni al Comercio Internacional, sino todo lo contrario, buscará aumentar los flujos comerciales globales como la segunda cara de su estrategia de doble circulación, la cual surge como respuesta al contexto internacional adverso por el conflicto con Estados Unidos y por la pandemia por el nuevo coronavirus COVID–19 (GIUSTO, 2020/10/29).

Por otro lado, China persigue la “Revolución 4.0”: busca convertirse en una líder global en innovación, fomentando así la educación en ciencia y tecnología, la producción de biotecnología, semiconductores, vehículos a nuevas energías, inteligencia artificial, nuevas generaciones en las tecnologías de las telecomunicaciones (redes 5G y 6G), desarrollo aeroespacial (recientemente ha lanzado misiones a la Luna y a Marte). A partir del último plan, la tecnología se volvió un pilar estratégico nacional para China, a fin de independizarse de las tecnologías extranjeras (BLOOMBERG NEWS (2020/10/29).

Asimismo, en materia medioambiental, propuso la disminución de la huella de carbono “con el objetivo de construir una China hermosa” (SUKRI, 2020/10/30) a partir del “2030, año en el que China se ha comprometido a alcanzar sus emisiones máximas de carbono” (BAXTER & ZHE, 2019/08/07). Para 2060, se propone reducir a cero las emisiones de carbono (LEE MYERS, 2020/09/23), para lo cual deberá renovar su matriz energética mediante el uso de energías limpias en la industria, buses y automóviles.

En el ámbito militar, el objetivo es la modernización del Ejército Popular de Liberación (EPL) rumbo a 2027 (MERCADO, 2020/10/30) a través de su mecanización e incorporación de tecnología de la información (GONZÁLEZ–PÉREZ, 2017/10/22).

En materia de producción, la estrategia “Made in China 2025”, planteada en el plan quinquenal anterior, y que consistió en un impulso al desarrollo de la industria 4.0 de alta tecnología, centrándose en la innovación como vía para la modernización socialista, “es un pilar fundamental del programa económico del PCCh, frente a la escalada de restricciones a las empresas chinas en Estados Unidos y otros países […] para lograr autonomía en la producción de insumos críticos” (GIUSTO, 2020/10/29). El nuevo plan enfatiza la estrategia; empero, y a diferencia de lo que ocurrió en planes anteriores, en el nuevo no se especifica cuál será la tasa de crecimiento del PBI (SUKRI, 2020/10/30).

Profundizando la política de “Reforma y Apertura”, la nueva ley china de inversión extranjera directa permitirá atraer inversionistas a la Zona Económica Especial de Shenzhen como la nueva Silicon Valley asiática, frente al tradicional destino de aquellos en Hong Kong. Se producirá también una laxación de los controles de divisas (incluido el yuan renminbi) y flujos de capitales, reducción de aranceles de importación e implementación de barreras no arancelarias, como los “China Standars 2035”, que permitirán la interoperabilidad entre los mercados mediante estándares técnicos comunes, para que consumidores y empresas puedan maximizar el uso de las últimas tecnologías.

Finalmente, en materia política, China buscará eliminar la corrupción al interior del PCCh, permitirá mayor concentración del poder en manos de Xi Jinping (que, desde la última reforma constitucional, podrá ser reelecto indefinidamente), e intentará evitar la creciente ola de sinofobia promovida por la prensa y la pandemia. “Esto […] obliga al PCCh a replantear la estrategia de soft power china” (GIUSTO, 2020/10/29).

 

Objetivos a Largo Plazo Hasta el Año 2035 (“Visión China 2035”)

La “Visión 2035 para la República Popular China” u “Objetivos a Largo Plazo Hasta el Año 2035” puede entenderse como la imagen auto–percibida que tiene China de sí misma para los próximos tres lustros. La misma está compuesta por una serie de metas a cumplir como culminación de una etapa intermedia rumbo al centenario de la conformación de la República Popular, que se celebrará el 1° de Octubre de 2049, fecha en la que pretende volverse una nación socialista plenamente desarrollada y un gran poder mundial (¿acaso el nuevo hegemón?), en materia de defensa, ciencia y tecnología.

En la “Visión 2035”, que engloba tanto a los ya mencionados objetivos del “XIV Plan Quinquenal” como a la estrategia “Made in China 2025”, pero cuyo contenido específico se conocerá en el transcurso del primer trimestre del año 2021, cuando el CC del PCCh publique el documento en el que dejará asentadas sus nuevas metas a largo plazo, en ella China propone “convertirse en el líder global de innovación y modernización de la capacidad de las instituciones del gobierno, así como aumentar la urbanidad, la etiqueta social y el soft power cultural […]. También pretende disminuir las disparidades entre la ruralidad y la urbanidad, y construir una “China Hermosa”, lo que implica esfuerzos en desarrollos urbanísticos y una protección del medio ambiente, […] luchar aún más fuerte contra la corrupción, defender los intereses del pueblo, fortalecer las fuerzas militares, y derrotar a los separatistas” (GONZÁLEZ–PÉREZ, 2017/10/22).

Así pues, eminentemente, la RPCh busca la depuración del PCCh de toda forma de corrupción, la maximización del socialismo de mercado, el fortalecimiento de las fuerzas militares, el impulso de la reunificación nacional mediante el mantenimiento de lazos duraderos y pacíficos en Hong Kong, Macao y Taiwán (y el rechazo de todo movimiento secesionista), la apertura a las inversiones internacionales, el liderazgo global en innovación, la potenciación del soft power, y el aumento del PBI per cápita a los niveles que poseen los países desarrollados, reduciendo las disparidades entre el campo y la ciudad mediante el saneamiento y la eliminación definitiva de la pobreza.

Con el “XIV Plan Quinquenal” y la “Visión China 2035”, el PCCh espera transformar a la RPCh en un país bello, socialista, moderno, próspero y democrático para “2035, el año para el que China quiere ser líder global tanto en poder económico como en influencia internacional” (VIDAL LIY, 2020/10/25), liderando la “Revolución 4.0”. Ambos documentos, Plan y Visión, serán finalmente presentados ante la Asamblea Popular Nacional en Marzo de 2021, fecha en la cual se les dará la aprobación formal.

 

Consideraciones finales

En definitiva, allende la existencia de ciertas heterogeneidades sociales internas, los valores confucianos le permiten a la élite gobernante de China amalgamar pretensiones a futuro para el desarrollo y bien común del pueblo. El éxito económico chino de los últimos años parecería respaldar la idea de que el país está yendo por el camino correcto rumbo al cumplimiento efectivo de los objetivos que se ha propuesto.

Conforme a lo planteado en el último CC, está claro que “la prioridad del Partido y el Estado consiste en salvaguardar la unidad del país, la cohesión interétnica y la estabilidad social, así como impulsar el desarrollo económico y el progreso social. Construir en todos los sentidos una sociedad modestamente acomodada, acelerar los pasos de la modernización socialista y trabajar porque la China socialista sea desarrollada, próspera y poderosa y haga mayores contribuciones al progreso de la humanidad, constituye una tarea histórica que el PCCh asume con valentía” (SERVIGÓN CABALLERO, 2007: 7).

Así pues, en la primera etapa de sus metas futuras (2020–2035), China pretende realizar la modernización del socialismo, incluyendo la materialización de la One Belt, One Road / Belt and Road Initiative (OBOR/BRI) y de la estrategia “Made in China 2025”. Además, en la segunda etapa (2035–2050), rumbo al centenario de la RPCh, el PCCh pretende volver a China un gran país armónico, bello, culturalmente avanzado, democrático, desarrollado, fuerte, hegemónico, moderno, próspero, y más socialista.

Como indica el economista chileno Mg. Lic. Osvaldo ROSALES (2020: 100), “el desafío chino es abordar en forma simultánea una serie de complejas transiciones: del apoyo en la inversión a privilegiar el consumo; de la manufactura tradicional a las manufacturas inteligentes; de manufacturas a servicios modernos; de empresas estatales a privadas; de precios fijados centralmente a precios de mercado; la migración del campo a la ciudad; la gestión de un simultáneo proceso de aceleradas industrialización y urbanización; la liberalización de la tasa de interés y las operaciones financieras; la apertura de la cuenta de capitales en su balanza de pagos”.

Más allá de los recelos que algunas sociedades occidentales puedan tener frente al avance chino y su planificado desarrollo socioeconómico, el desafío se presenta a la vez como amenaza y como oportunidad. Dependerá de la decisión de los gobiernos y de las sociedades occidentales todas, el hecho de acompañar o no la consecución china de sus metas, puesto que harán ingentes esfuerzos por cumplirlas ya sea en el corto, mediano o en largo plazo, con o sin el acompañamiento político de las demás sociedades.

Bibliografía

BAXTER, Tom; ZHE, Yao (2019/08/07). The 14th Five Year Plan: what ideas are on the table? Beijing, China Dialogue. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://chinadialogue.net/en/climate/11434-the-14th-five-year-plan-what-ideas-are-on-the-table/.

BLOOMBERG NEWS (2020/10/29). China unveils 5-year plan with tech ambitions at its core. Doha, Al Jazeera Media Network. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://www.aljazeera.com/economy/2020/10/29/china-unveils-5-year-path-to-becoming-a-tech.

CENTRAL COMMITTEE OF THE COMMUNIST PARTY OF CHINA (2015). The 13th Five–Year Plan for economic and social development of the People’s Republic of China (2016–2020). Beijing, Compilation and Translation Bureau. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://www.greengrowthknowledge.org/national-documents/13th-five-year-plan-economic-and-social-development-peoples-republic-china.

GIUSTO, Patricio (2020/10/29). China se enfrenta al desafío de consolidarse como la máxima economía global. Publicado en: Sección Internacional. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Diario Perfil. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://www.perfil.com/noticias/internacional/china-se-enfrenta-al-desafio-de-consolidarse-como-la-maxima-economia-global.phtml.

GONZÁLEZ–PÉREZ, María Alejandra (2017/10/22). China presentó su visión de prosperidad para 2035. Publicado en: Revista Dinero. Bogotá, Colombia, Publicaciones Semana S.A. Consultado en: Diciembre de 2020. Recuperado de: https://www.dinero.com/opinion/columnistas/articulo/china-presento-su-vision-de-prosperidad-para-2035-por-maria-alejandra-gonzalez/251468.

LAWRENCE KUHNM, Robert (2020/10/26). The CPC’s fifth plenum and China’s 14th Five-Year Plan 2021-2025. Beijing, CGTN News. Consultado en: Noviembre de 2020. Recuperado de: https://news.cgtn.com/news/2020-10-26/The-CPC-s-fifth-plenum-and-China-s-14th-Five-Year-Plan-2021-2025-USRK8dzcpa/index.html.

LEE MYERS, Steven (2020/09/23). China’s Pledge to Be Carbon Neutral by 2060: What It Means. Nueva York, The New York Times. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://www.nytimes.com/2020/09/23/world/asia/china-climate-change.html.

MERCADO (2020/10/30). China fijó objetivos económicos para 2021-2025. Publicado en: Sección Economía y Política. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Mercado. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://mercado.com.ar/economia-y-politica/china-fijo-objetivos-economicos-para-2021-2025/.

ROLDÁN, Eduardo (2020/10/30). Plan Quinquenal Chino, centrado en las personas hacia el 2035. Publicado en: Sección Opinión. Querétaro, 6enpunto.mx. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://6enpunto.mx/opinion/eduardo-roldan/plan-quinquenal-chino-centrado-en-las-personas-hacia-el-2035/.

ROSALES, Osvaldo (2020). El sueño chino: Cómo se ve China a sí misma y cómo nos equivocamos los occidentales al interpretarla. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ONU/CEPAL y Siglo XXI Editores. Consultado en: Noviembre de 2020. Recuperado de: https://repositorio.cepal.org/bitstream/handle/11362/45114/1/elsuenochino_es.pdf.

SERVIGÓN CABALLERO, Vicente (2007). El Sistema Político y Constitucional en China. Publicado en: Revista Jurídica Online (2007/01/27). Guayaquil, Ecuador, Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. Consultado en: Diciembre de 2020. Recuperado de: https://www.revistajuridicaonline.com/wp-content/uploads/2007/01/21_El_Sistema_Politic_Const_Chino.pdf.

SUKRI, Azhar (2020/10/30). Five questions about China’s latest five-year plan. Doha, Al Jazeera Media Network. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://www.aljazeera.com/economy/2020/10/30/five-questions-about-chinas-latest-five-year-plan.

VIDAL LIY, Macarena (2020/10/25). China se prepara a blindar su economía post-covid de las turbulencias externas. Publicado en: Sección Internacional. Madrid, El País. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://elpais.com/internacional/2020-10-25/china-se-prepara-a-blindar-su-economia-post-covid-de-las-turbulencias-externas.html.

WANG, Tao (2020/09/29). UBS: What to expect from China’s 14th Five-Year Plan. Beijing, CGTN News. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: https://news.cgtn.com/news/2020-09-25/UBS-What-to-expect-from-China-s-14th-Five-Year-Plan–U4WJo9IoWA/index.html.

WU, Xia (2020/10/29). Comentario: Planes quinquenales de China brindan dosis de estabilidad a un mundo caótico. Xinhua News Agency. Consultado en: Octubre de 2020. Recuperado de: http://spanish.xinhuanet.com/2020-10/29/c_139476175.htm.

 

Lic. Juan José Ceschan

Diciembre 2.020


[1] Los valores asiáticos confucianos provienen del pensamiento y obra (Analectas) del maestro Confucio, y fueron incorporados por las sociedades orientales como principios rectores de su funcionamiento interno.

[2] En este artículo, el término “asiático” refiere fundamentalmente a las naciones de Asia del Este y del Sudeste, y no así a las de Rusia, el Cáucaso, Asia Central y Asia Meridional.

[3] En este artículo, el término “China” refiere a la República Popular China o China Continental (con inclusión de Hong Kong y Macao), en contraposición a la República de China o China Insular (Taiwán).

[4] La Constitución China consagra la democracia socialista como forma de gobierno. Para los chinos, el pueblo, mediante el mérito, ingresa y participa de las esferas políticas, a la vez que asciende en los puestos de poder y participa de los debates en el seno del PCCh (no afuera de él), a diferencia de la participación indirecta de la democracia occidental, en la que los habitantes gobiernan a través de representantes.

[5] A nivel internacional, el primer partido político en cuanto a cantidad de miembros es el Bharatiya Janata Party (BJP), que gobierna actualmente la República de la India, habiendo llevado en dos ocasiones al poder al Primer Ministro en funciones Narendra Damodardas Modi (en 2014 y 2019, respectivamente). Según las cifras que ofrece el BJP, el número de afiliados ascendió en 2020 a 180 millones de personas.

[6] El “XIV Plan Quinquenal” estará vigente durante los próximos 5 años: 2021, 2022, 2023, 2024 y 2025.

[7] Al contrario de lo que sucede en China, en las sociedades occidentales, sobre todo en las de los países en desarrollo, un plan de gobierno a cinco años puede llegar a ser considerado como de mediano/largo plazo, debido a la escasa y frágil estabilidad económica (y, algunas veces, también política) que las caracteriza.

 

 

Biodiesel – Fallo contra Argentina 20 septiembre, 2021 20:41

Biodiesel – Fallo contra Argentina

Other News