Buenos Aires, Martes, 1 de Diciembre
30 noviembre, 2020 23:15 Imprimir

La tecnología Blockchain y su impacto en la operatoria del comercio internacional – Mgter Daiana Gómez

 

 

La tendencia de combinar el uso de la tecnología blockchain en las operaciones de comercio internacional no sólo es creciente gracias a la gran adhesión y popularidad que ha tomado el bitcoin en los últimos años, sino también por los continuos intentos de la Organización Mundial de Comercio en simplificar los intercambios comerciales, por ejemplo a través del Acuerdo de Facilitación de Comercio (AFC).

La operatoria del comercio internacional es un tanto compleja, no sólo por la cantidad de intervinientes que operan entre sí, sino también por la cantidad de documentación que la misma conlleva. De hecho, en estas actividades se dan mecanismos cuyo objetivo es brindar mayor seguridad entre las partes en aspectos financieros, logísticos y comerciales.  El lado B de esta historia queda representado por los elevados costos en que incurren principalmente los exportadores, importadores e intermediarios para poder asegurar el éxito de cualquier operación de comercio exterior, los cuales se trasladarán directamente a los precios de los bienes, impactando de lleno en el ingreso disponible de los consumidores. De manera de ilustrar esto, de acuerdo a un estudio elaborado por la OMC en 2015, durante el 2013 los aranceles ad valorem en el mundo promediaban un 9%, mientras que los costos comerciales de llevar a cabo una operación de comercio exterior representaban un arancel del 134 % en países desarrollados, teniendo en países subdesarrollados un impacto muchísimo más alto del 219 %. La idea entonces es clara, es imprescindible utilizar herramientas que por un lado simplifiquen la actual operatoria (reduciendo y haciendo más expeditivos los trámites actuales) y que por otro aseguren un ahorro en los costos que se generan de la complejidad ya comentada. Esto último, impactará de lleno en el volumen de transacciones y mejorará los márgenes de rentabilidad de los actuales participantes del comercio internacional.

Si pudiéramos esquematizar los procesos / circuitos que tienen lugar en una operatoria tradicional de comercio exterior podemos encontrar: circuitos vinculados a la logística, circuitos vinculados a aspectos aduaneros, circuitos comerciales y circuitos financieros. De hecho la dificultad, el tiempo y los intermediarios que conlleva una operación tradicional se refleja también por la gran proliferación de documentos. En este sentido, tenemos: Documentación relacionada a la operatoria comercial como por ejemplo: factura comercial y contrato de compraventa internacional; Documentos bancarios como ser: cartas de instrucción, cartas de crédito y formularios diversos; Documentos de transporte como por ejemplo: el conocimiento de embarque, declaración de embarque y cartas de garantía; Documentos relacionados con la mercadería, incluyendo: certificados de origen, certificados de calidad, certificados de inspección, certificados sanitarios / fitosanitarios, hojas de seguridad; y Documentos aduaneros (licencias, declaraciones de aduana de exportación e importación).

A continuación, vamos a analizar qué beneficios reportaría esta nueva tecnología en cada uno de estos circuitos, destacando que todos ellos interactúan entre sí.

Desde el punto de vista del circuito logístico, la tecnología blockchain ofrece importantes ventajas para toda la cadena de transporte, en particular para la marítima que involucra un gran número de intermediarios. De manera de ejemplificar las trabas que existen en torno a los intercambios internacionales, en el año 2018, Bloomberg publicó una nota donde se describía el seguimiento de una operación de comercio exterior efectuada por la compañía Maersk, que consistía en la exportación de rosas y paltas de Kenia a los Países Bajos. Del análisis se concluyó, que en esta operación había participado alrededor de 30 intermediarios repartidos entre empresas y personas físicas y que el lead time de la operatoria se había extendido aproximadamente 34 días, registrando inclusive una demora de 10 días por el extravío de documentación relevante. Los resultados dejaron en evidencia la necesidad de plantear otro paradigma. En este sentido, varios expertos sostienen que el uso del blockchain facilitaría en algún punto el seguimiento de buques, el rastreo de cargas en tiempo real y reduciría costos administrativos y de coordinación. Esto último, puesto que las tareas de control de documentación podrían quedar relegadas exclusivamente a unos pocos intervinientes. Asimismo, se conseguiría mayor transparencia en los precios de fletes y se reducirían situaciones de fraude diversas. Básicamente, las cadenas de bloques se utilizarían para garantizar la veracidad de los datos que se van incorporando a los instrumentos y documentación involucrada.

Vale aclarar que varios agentes de cargas y demás intervinientes de la logística internacional han desarrollado plataformas basadas en esta tecnología, con el objeto de alcanzar algunos de los objetivos comentados anteriormente. Por otro lado, muchas de estas plataformas son colaborativas con exportadores, importadores, agentes de aduana y administraciones de aduanas como por ejemplo de los Países Bajos, Australia, Singapur y Perú.

Desde el punto de vista aduanero, esta tecnología podría beneficiar la operatoria actual considerando la simplificación de procesos y reducción de costos que aportaría. Reflexionemos por un instante en el sin fin de gastos que devienen de la falta de eficiencia en determinados procedimientos aduaneros, que muchas veces tienen que ver con la obtención de diversos documentos y demás trámites burocráticos. Bajo este supuesto, la digitalización de documentación simplificaría y aceleraría los procesos, dejando de lado el uso del papel. De acuerdo a un informe de la Organización Mundial de Aduanas (OMA), el uso de tecnología blockchain significaría un salto cualitativo en el acceso a la información, redundando en procesos más seguros, certeros y eficaces. De esta forma, se podría tener un mejor control de la información que proporcionan importadores, exportadores y transportistas. Incluso, algunos hasta se aventuran a afirmar que se podrían llegar a realizar despachos de importación a través de esta tecnología en un horizonte cercano. Por otro lado, se podrían mejorar los esquemas en cuanto a la valoración, accediendo a información más transparente y en tiempo real, mejorando las técnicas de determinación del valor en aduana.

Por su parte, el circuito financiero y los esquemas de pagos internacionales tampoco escapan a los beneficios que podría ofrecer el blockchain. En este sentido, todos los intervinientes que operan en comercio exterior se podrían beneficiar de mecanismos más seguros, transparentes, económicos y simples en lo que concierne a perfeccionar el cobro y/o pago de una transacción. Esto último queda explicado por la misma génesis de las criptomonedas y de la tecnología en sí, que se basa en un esquema descentralizado y muy difícil de quebrantar, lo cual lo dota de una seguridad inusitada. En un esquema de pagos internacionales, el pago propiamente dicho quedaría perfeccionado utilizando bitcoin o cualquier criptomoneda, quedando reflejada la operación en el libro mayor que es el blockchain. Al tratarse de un sistema descentralizado todos los usuarios interesados en la operación podrían tener acceso y adicionar cada una de las operaciones que llevan a cabo en los registros. A su vez, las comisiones en criptomonedas son menores a las que se dan tradicionalmente. Por otro lado, este nuevo esquema además de dar mayor seguridad, transparencia y minimizar costos también ayudaría a acelerar la recepción de pagos y cobros por parte de los intervinientes. A modo de ejemplificar lo comentado, en un esquema de transferencia internacional tradicional, la acreditación de fondos puede tomar entre unas 48 hs a 72 hs; en el caso de criptomonedas estamos hablando de prácticamente instantaneidad.

Un segmento aparte quedaría representado por el financiamiento dentro del comercio internacional. De acuerdo a datos relevados por la OMC, en 2016 el 80% de las operaciones de comercio internacional contaba con algún tipo de financiamiento. El uso de blockchain supondría obtener grandes ventajas en esta arena. Para entender esta afirmación es necesario comprender cómo se estructura el financiamiento en el comercio internacional hoy en día. En este sentido, en la actualidad nos encontramos por un lado, con un financiamiento que puede brindar el exportador dentro de una cuenta corriente, y por el otro con el que queda configurado a través de la intermediación bancaria como por ejemplo bajo la carta de crédito. De estos dos, el último se da en un menor porcentaje que el primero. Asimismo, resulta de gran relevancia resaltar que todo lo relacionado al financiamiento involucra exclusivamente a un selecto grupo que resulta poco representativo del universo de empresas que operan en comercio exterior. Y, es que en principio las empresas que pueden obtener algún tipo de financiación son aquéllas que gozan de una sólida estructura comercial y económica, quedando representadas por medianas o grandes empresas. Adicionalmente, el financiamiento tradicional bancario por lo general implica elevados costos y procedimientos engorrosos, debido entre otras cosas a que los intermediarios deben dar seguridad a los involucrados. Por su parte, la financiación del lado de los exportadores supone una gran cantidad de riesgos para éste último. En este aspecto, por ejemplo blockchain podría abaratar los costos del financiamiento brindando mayor seguridad en los acuerdos financieros a través de contratos inteligentes y agilizando los pagos a través del uso de criptomonedas. También la idea de digitalizar la presentación de formularios y revisión de documentación aceleraría aún más los tiempos que conlleva la ejecución de un instrumento como el crédito documentario. Si bien, dentro de los circuitos de financiamiento ha habido grandes avances en lo que concierne al uso de blockchain y criptomonedas, en su gran mayoría todos estos esfuerzos están más que nada vinculados a la digitalización de documentos. Sin perjuicio de lo comentado, esta nueva tecnología cubre un espectro mayor, puesto que involucra automatizar procesos, mejorar la eficiencia de las transacciones y aumentar la seguridad. En lo que concierne a esto último, existen varios intermediarios financieros como empresas de fintech y bancos de primera línea que han estado realizando algunos avances en la consolidación del uso de la tecnología blockchain en la operatoria de la carta de crédito.  Para ilustrar esto, en 2016 el Bank of América, HSBC y un organismo estatal de Singapur anunciaron el lanzamiento de una cadena de bloques que ayudaría a mejorar las operaciones realizadas a través de cartas de crédito. En pocas palabras, la operatoria sería la tradicional pero blockchain permitiría contar con un registro descentralizado manejado con permisos que permitiría intercambia información entre las partes intervinientes. A la fecha, se han hecho varias cartas de crédito utilizando plataformas que se basan en esta tecnología como por ejemplo la realizada por Cargill Argentina a un cliente de Malasia en una exportación de soja en el año 2018, cuyo banco emisor era el HSBC.

Como conclusión de lo descripto hasta aquí, es importante entonces tener en cuenta algunos elementos que operan como condicionantes para utilizar esta nueva tecnología. En principio, la aplicación de blockchain supone una vasta inversión de los principales actores del comercio internacional. Esto, en otras palabras, implica adaptar estructuras, incorporar nuevos procedimientos y entrenar recursos humanos.

Por otro lado, para dar paso a este nuevo esquema resulta por demás necesario establecer a nivel internacional estructuras jurídicas claras y transparentes que en cierta forma den nitidez a las obligaciones y derechos de todos los involucrados.

Para culminar, es menester que las partes que intervienen consideren que se trata de una solución que aportará valor a sus transacciones.  Esto último tendrá mucho que ver con que los beneficios que se obtengan superen a los costos, debiendo existir para ello una sinergia que se generará a medida que los distintos actores vayan incorporando esta tecnología.

Mgter Lic.  Daiana Gómez

Docente e Investigadora UNLAM – ICA – UCES

Noviembre 2.020


 

Other News