Buenos Aires, Jueves, 1 de Octubre
14 septiembre, 2020 23:18 Imprimir

Según la OCDE la educación es fundamental para construir una sociedad más resiliente

 

 

La crisis de COVID-19 ha puesto de manifiesto las muchas deficiencias e inequidades en los sistemas educativos de todo el mundo. A medida que los gobiernos comienzan a reconstruir sus economías y los medios de vida de las personas, es fundamental que el gasto público a largo plazo en educación siga siendo una prioridad para garantizar que todos los jóvenes tengan la misma oportunidad de continuar su educación, tener éxito en la escuela y desarrollar las habilidades que necesitan para contribuir a sociedad, según un nuevo informe de la OCDE.

Education at a Glance 2020 , junto con un folleto adjunto que analiza el impacto de la crisis, advierte que, si bien existe incertidumbre sobre el impacto general de la pandemia COVID-19 en el gasto en educación, los gobiernos pueden enfrentar decisiones difíciles sobre la asignación de fondos públicos. a medida que se desacelera el crecimiento económico, disminuyen los ingresos fiscales y aumentan los costos de la asistencia sanitaria y el bienestar. En 2017, el gasto público total en educación primaria a terciaria como porcentaje del gasto público total fue del 11% en promedio en los países de la OCDE, con una participación que oscila entre alrededor del 7% en Grecia y alrededor del 17% en Chile.

“El fortalecimiento de los sistemas educativos debe estar en el centro de la planificación del gobierno para recuperarse de esta crisis y brindar a los jóvenes las habilidades y competencias que necesitan para tener éxito”, dijo el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, al presentar el informe en París. “Es fundamental que se hagan todos los esfuerzos posibles para garantizar que la crisis no agrave las desigualdades en la educación que se han revelado en muchos países. La crisis actual ha puesto a prueba nuestra capacidad para hacer frente a interrupciones a gran escala. Ahora depende de nosotros construir como legado una sociedad más resiliente “.

La crisis ha afectado especialmente al sector de la formación profesional y educativa (EFP). Esta es una preocupación importante, según el informe, ya que muchas de las profesiones que formaron la columna vertebral de la vida económica y social durante el bloqueo dependen de las calificaciones profesionales.

En promedio, en los países de la OCDE, los adultos jóvenes de hoy tienen menos probabilidades de obtener una trayectoria profesional de secundaria superior que sus padres y más probabilidades de obtener un título universitario académico. Los ingresos también son más bajos: los adultos con una calificación profesional de secundaria superior tienen ingresos similares a los que tienen una calificación de secundaria superior general, pero ganan un 34% menos que los adultos con educación terciaria en promedio en los países de la OCDE.

Los gobiernos deberían redoblar sus esfuerzos para hacer que la educación y las cualificaciones profesionales resulten más atractivas para los jóvenes. Esto debería incluir la mejora del aprendizaje basado en el trabajo y el fortalecimiento de los vínculos con el sector privado. Actualmente, solo un tercio de los estudiantes de formación profesional de secundaria superior participan en programas combinados escolares y laborales en promedio en los países de la OCDE.

Facilitar a los estudiantes el paso de la educación profesional a la superior también es clave y puede mejorar los resultados del aprendizaje. Los estudiantes de secundaria superior de formación profesional tienen más probabilidades de completar su título cuando el programa proporciona acceso a la educación terciaria que cuando no lo hace. Hoy, casi siete de cada diez estudiantes están matriculados en programas que, en teoría, les permiten progresar a grados superiores.

La crisis también ha generado preocupaciones en torno a la propuesta de valor de las instituciones de educación superior, con estudiantes reacios a dedicar grandes cantidades de tiempo y dinero cuando gran parte del trabajo del curso solo está disponible en línea. Esto puede afectar la movilidad de los estudiantes internacionales, ya que los estudiantes cuestionan el valor mismo de obtener un título en el extranjero.

Cualquier disminución en la inscripción de estudiantes internacionales para el próximo año académico afectará los servicios básicos de educación que ofrecen las universidades, pero también afectará indirectamente el apoyo financiero que brindan a los estudiantes nacionales, así como las actividades de investigación y desarrollo. Si bien los estudiantes internacionales representan el 6% de los estudiantes de educación superior en promedio en los países de la OCDE, representan el 20% o más en Australia, Luxemburgo y Nueva Zelanda. La movilidad de estudiantes internacionales es particularmente alta a nivel de doctorado, donde uno de cada cinco estudiantes viaja al extranjero en promedio para obtener su título. Para seguir siendo relevantes, las universidades necesitarán reinventar los entornos de aprendizaje para que la digitalización se expanda y complemente, pero no reemplace, las relaciones alumno-profesor y alumno-alumno.

Education at a Glance proporciona estadísticas nacionales comparables que miden el estado de la educación en todo el mundo. El informe analiza los sistemas educativos de los 37 países miembros de la OCDE, así como de Argentina, Brasil, China, Costa Rica, India, Indonesia, Federación de Rusia, Arabia Saudita y Sudáfrica.

Fuente: OCDE

 

Other News