Buenos Aires, Lunes, 26 de Julio
3 octubre, 2011 20:16 Imprimir

QUE SON LOS TLC Y EL CAFTA -Dr. Carlos A. Ledesma

QUE SON LOS TLC Y EL CAFTA

Dr.  Carlos A. Ledesma

 

Los países tienden a integrarse con sus vecinos en megamercados, bloques o Tratados de Libre Comercio – TLC, a efectos de potenciar sus fortalezas individuales y adquirir una fuerza de negociación que no tienen en forma aislada. Así, nuestro Mercosur es una muestra de ello, en tanto que en otras latitudes encontramos procesos de integración más o menos comprometidos que, además se transforman en fuertes barreras de entrada para los productos argentinos en dichos mercados.

 

Un caso puntual y reciente es sin duda el CAFTA o Tratado de Libre Comercio de América Central ya negociado entre Estados Unidos y cinco países centroamericanos: Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica y Nicaragua, con intenciones de incluir a la República Dominicana, lo que constituiría un avance del NAFTA o un paso adelante en el ALCA..

 

Según algunos opositores, El CAFTA sería un retroceso en el campo de derecho  laboral y humanos en Centroamérica aumentando el nivel de pobreza así como la riqueza de las corporaciones al darle el control sobre la gente, incluyendo privatizaciones, salarios cada vez más bajos, más maquilas y destrucción del medio ambiente.

 

En cada uno de los países involucrados se observan tanto detractores como entusiastas, si bien entre los primeros se encuentran los trabajadores en América Central y EE.UU, granjeros, activistas de derechos humanos, estudiantes y ambientalistas, en tanto que entre los segundos están la administración de Bush y las corporaciones estadounidenses.

 

Algo similar ocurre con Ecuador que firma el TLC en medio de una  completa desinformación pública que provoco que alrededor de 30 organizaciones sociales y de sectores productivos del país conformaron un acuerdo nacional denominado “Ecuador decide”, como un foro de debates para que todos los ecuatorianos conozcan qué beneficios y perjuicios les traerá el TLC.

 

Más allá de las discusiones a favor y en contra, la negociación se centró en cinco foros de discusión: Acceso a Mercados, Servicios e Inversión, Propiedad Intelectual y Compras y Contrataciones, Solución de Controversias y Disposiciones Institucionales, y Ambiental Laboral.

 

En cuanto a acceso a Mercados, los Estados Unidos sostuvieron reuniones bilaterales con cada país de la región discutiendo necesidades específicas que incluyen barreras no arancelarias, tales como licencias, registros, certificación de productos, entre otras.

 

En cuanto a la industria textil, Estados Unidos ofreció menos de los beneficios que tienen con otros convenios vigentes con ese país. En materia agrícola hubo gran desilusión ya  que Estados Unidos presentó una lista de acceso inmediato más reducida que la de los centroamericanos.

 

En Servicios e Inversión se consenso sobre la propuesta presentada por Estados Unidos respecto a la entrada temporal de personas de negocios. Así también, fueron negociadas las posibilidades legales para que las empresas centroamericanas se posicionen en el mercado estadounidense.

 

Fuerte desacuerdo existe respecto del comercio electrónico en cuanto a la valoración aduanera del producto digital, los Impuestos internos.

 

Respecto de propiedad intelectual, también existen varios puntos en desacuerdo, como las exclusiones de patentabilidad, agotamiento del derecho de patente, uso de la materia de una patente antes de su caducidad, plazos de patentes otorgadas en base a exámenes de fondo de patentes de otros territorios, entre otros.

 

Un muy conflictivo tema es el de las Compras y contrataciones del Estado, donde Estados Unidos entre otras imposiciones propone que todas las compras públicas estén sujetas a licitación dejando libre a Centroamérica vías alternas para compras menores a ciertos importes.

 

De hecho que, más allá de las discrepancias entre partes, el avance de la integración en Centroamérica es ya un hecho, y ello va necesariamente a modificar la relatividad del comercio exterior argentino para con la zona. Es por ello que debiéramos esperar en lo inmediato de los decidores de nuestra política de comercio exterior algunas ciertas y concretas acciones que permitan afrontar esta modificación del escenario comercial externo.

 

Dr. Carlos A. Ledesma

Octubre 2005


 

foreign@arnet.com.ar

Other News