Buenos Aires, Lunes, 18 de Octubre
29 septiembre, 2011 0:27 Imprimir

CONTROL Y AUDITORIAS INTERNACIONALES TAMBIÉN EN ARGENTINA – Ley Sarbanes-Oxley ( E.E.U.U. ) -Cdor. Carlos Daniel Lapponi

CONTROL Y AUDITORIAS INTERNACIONALES TAMBIÉN EN ARGENTINA – Ley Sarbanes-Oxley ( E.E.U.U. )

Cdor. Carlos Daniel Lapponi

Como consecuencia de los escándalos y quiebras de Enrón, WorldCom y Parmalat que dejaron al descubierto la fragilidad de los mecanismos de prevención de fraudes, el gobierno de los Estados Unidos ha promulgado el día 30 de Julio de 2002 la Ley 107204, conocida como Ley Sarbanes – Oxley, cuyo texto es el resultado de la combinación de proyectos legislativos presentados por el Senador Paul Sarbanes y el Representante Michael Oxley.

 

Su objetivo principal es restablecer la confianza del público en los mercados de capitales, además de lograr una mayor transparencia, reforzar la responsabilidad de los directores de las compañías, reforzar la independencia del auditor, mejorar el nivel de supervisión sobre todas las operaciones contables, etc.
Establece penalidades para Directores y Ejecutivos que alteren documentos, realicen fraude con acciones o títulos o manipulen en forma falsa las conclusiones de los reportes de información contable.

 

Los CEO y CFO deben certificar trimestral y anualmente que son responsables por el diseño, mantenimiento e implementación de Controles y Procedimientos y que han informado al Comité de Auditoria y a los Auditores de las deficiencias y debilidades significativas en los controles internos, incluyendo las acciones correctivas iniciadas.

 

Esta ley que para el AICPA (Institut of Certified Public Accontants, Instituto Americano de Contadores Públicos) es aquella que más ha afectado a la profesión contable desde la gran reforma del año 1993, debería incentivar a las empresas a realizar una revisión total de las Normas y Procedimientos de control interno y no rever solamente aquellos procesos que por su significatividad se encuentren comprendidos en las generales de la ley.

 

Las grandes corporaciones internacionales y las empresas que cotizan en la Bolsa local ya están trabajando para adecuar sus controles a estas nuevas exigencias. Las empresas que se encuentran fuera de los alcances de esta ley, deberían tomar este desafío y realizar el esfuerzo de adaptar sus normas y procedimientos a este nuevo marco legal internacional, tomando los costos del proceso, no como un gasto, sino como una inversión, que le permitirá internamente, una actualización de las normas y procedimientos de control, eliminando algunos controles obsoletos, mejorando otros en los cuales encontramos ciertas deficiencias e incorporando otros acorde a las nuevas necesidades. Externamente, permitirá mejorar la imagen de la empresa teniendo una información contable más transparente, una mayor credibilidad en el trabajo realizado por los Directores de parte de los accionistas y de las instituciones de crédito a quienes recurre la empresa en busca de financiación para nuevos proyectos de inversión.

 

Resumiendo, lo que hoy es una exigencia para grandes empresas, mañana será una norma general para todo tipo de empresas. Adelantémonos al futuro y estemos preparados para competir de igual a igual. Las exigencias para ingresar a los grandes mercados son cada vez mayores y mientras que hoy es imposible ingresar al mercado sin una norma de certificación de producto (ISO), la calidad y transparencia de nuestro accionar y por ende de nuestro Estado de Situación Patrimonial puede ser un elemento diferenciador mañana.

 

Cdor. Carlos D. Lapponi
cdlapponi@aol.com
junio 2.005

Other News