Buenos Aires, Lunes, 23 de Octubre
15 octubre, 2012 12:24 Imprimir

Fortalecen la industria del cuero mediante sustitución de importaciones

 

Los técnicos del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) desarrollaron el polvo de piel, un producto que se utiliza para realizar ensayos de control en la industria del curtido, que hasta ahora no se producía a nivel local y cuya importación está restringida.

El polvo de piel es un producto de alto valor agregado en la industria del curtido, utilizado para realizar ensayos en los que se evalúa el poder curtiente de ciertas sustancias, algunas de ellas obtenidas a partir de extractos vegetales, que se emplean para el curtido o recurtido del cuero.

En la Argentina, su importación se encuentra restringida como consecuencia de los controles sobre los materiales orgánicos de origen animal vacuno. Por esta medida, y ante la falta del insumo, los productores locales se vieron imposibilitados durante años de realizar determinados ensayos sobre los materiales utilizados.

En este escenario, y por solicitud de una empresa argentina, técnicos del Centro INTI-Cueros de la localidad de La Plata desarrollaron bajo normativas internacionales polvo de piel cromada para ser utilizado a escala de laboratorio en reemplazo del cuero.

Los técnicos del INTI trabajaron sobre una tecnología de proceso que permitió obtener a partir del descarne vacuno (la parte del cuero que estuvo en contacto con el interior del animal), un polvo de piel que cumple con la norma ISO de ensayos químicos y análisis cuantitativos de agentes curtientes (ISO/DIS 14088 – IULTCS/IUC 32).

El desarrollo podría abastecer a las curtiembres locales y de los países limítrofes, un detalle no menor si se tiene en cuenta que en la actualidad Alemania es el principal proveedor mundial de este material y vende el kilo de polvo de piel a unos 300 euros. Según indica el ingeniero Luis Goya del Centro INTI-Cueros: “Al producir localmente el polvo de piel, el costo final del insumo se reduce aproximadamente un 30%”.

Esto se realizó integralmente en la planta experimental del Centro INTI-Cueros y se prevé su transferencia a la industria local. Según la Cámara de la Industria Curtidora, en Argentina existen unos 200 establecimientos fabriles, que están capacitados para procesar anualmente más de 16 millones de cueros vacunos. La industria curtidora se concentra en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, aunque existen establecimientos en San Luis, Mendoza, La Rioja, Salta, Córdoba, Chaco, Corrientes, Formosa y Entre Ríos.

Encuentro de la Mesa de Exportación del Sector Porcino 20 octubre, 2017 8:21

Encuentro de la Mesa de Exportación del Sector Porcino

Other News