Buenos Aires, Sabado, 21 de Enero
6 junio, 2012 10:11 Imprimir

“Argentina es uno de los países con más libertades para invertir en el mundo…”, indica un informe internacional

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anticipó ayer que en breve se conocerá una información internacional que destaca que en el marco del G20, la Argentina en materia de libertad para invertir, es sólo superada por Alemania y entre 60 países, ocupa el undécimo lugar.

Así lo dijo al hablar ayer en el acto en el que se anunció el Plan Estratégico para YPF, realizado en el hotel Park Tower (Sheraton) de esta capital.

La Presidenta  señaló que “en unos días más se dará una información acerca de lo que es la inversión en la Argentina, ante tantos mitos que hay por allí” en el que se precisa que “en materia de libertad para invertir, en el G20 Argentina es sólo superada por Alemania” ya que “en el resto de los países hay más restricciones para la inversión extranjera que en Argentina, según datos de la OCDE”.

Agregó que “en un conjunto de aproximadamente 60 países, entre los cuales están los del grupo de los 8, los 9, etcétera, estamos contados entre los que más libertades tienen para la inversión extranjera, en el lugar decimoprimero, solamente superados en toda América por Colombia, que está pegado a nosotros” en esa lista.

“Esto –subrayó- para los que hablan de restricciones a las inversiones” en el país.

Indicó que también “hay un informe muy importante sobre la calidad de nuestras inversiones” ya que “somos el país, entre Brasil, nosotros, Perú, Colombia y otros, de mayor porcentaje de inversiones de alta densidad tecnológica, con un 51 por ciento”.

Destacó los resultados del modelo aplicado por su gobierno, frente a “estas inyecciones formidables de miles y miles de millones, que parecen un barril sin fondo”, que se hacen en el mundo desarrollado a las entidades financieras frente a la crisis global.

Recordó que planteó en la segunda reunión del G20 en Londres “que era necesario establecer un mecanismo para que no cayeran los bancos, pero también para inyectar fondos en la producción, e el consumo, para dar vuelta la rueda”.

“Sin embargo –agregó- comprometidos muchos, tal vez no por cuestiones de ilegalidad sino de visión, porque los que producen las crisis difícilmente puedan resolverlas por su matriz cultural, se requieren nuevos liderazgos”.

Esos liderazgos, precisó, “a nivel global, deben terminar con este drenaje de recursos al sector financiero para reorientarlo al sector productivo, que es la única forma de superar la crisis global, y lo vamos a discutir en el G20” nuevamente, adelantó.

“Es la hora –sostuvo- de tomar el toro por las astas, porque devienen crisis que primero pasan de gobiernos que parecen de izquierda a otros de la derecha, del medio, de arriba o de abajo, el problema son los resultados, y la gente va a exigir resultados”.

Aseguró que “vamos a demandar al G20 respuestas y soluciones en Europa, con una crisis del euro que empantanó mucho la economía mundial, y tenemos derecho a reclamar, porque cuando reclamamos nosotros –recordó- nos tiraron por la ventana en el 2001 y nos estrellamos contra el piso y nos tuvimos que levantar de vuelta”.

Consideró Cristina Kirchner que “nadie es dueño de la verdad, pero es necesario que discutamos sobre experiencias concretas, sobre cómo solucionar las cosas en esta guerra de guerrillas comercial en el mundo, que si sigue así no vamos a ir por buen camino”, advirtió.

Consideró que “tenemos complementariedades, y lo más terrible es que nos peleemos dentro del zoológico por mercados que ya tenemos, cuando hay millones de personas en el mundo que esperan energía, alimentos, como en Africa y en el propio Gigante Asiático: faltan millones para incorporar, también en América del Sur”.

Aconsejó “retornar al viejo apotegma capitalista: lo que acumula riqueza es el trabajo, tenemos que tener mucha gente que trabaje para que consuma, al mismo tiempo y la sociedad funcione armónicamente”.

Afirmó que “para eso vamos a necesitar empresas que reinviertan sus utilidades, pero es imposible tener una rentabilidad del 20 a 25 por ciento, tenemos que volver a números normales hasta que se normalice el mundo, porque si no, las cosas no van a ir bien en el mundo”.

Dijo entonces que “por eso es necesario entender que todas las decisiones que se toman en el gobierno son para preservarlo, y lo hemos logrado en estos nueve años y tenemos resultados, solos, sin ayuda y habiendo reestructurado la deuda”.

 

Other News