Buenos Aires, Domingo, 22 de Enero
13 noviembre, 2015 8:54 Imprimir

Vicepresidente de Uruguay abogó por cooperación entre América Latina y los países árabes

 

 

 

“Ya hace tiempo que este mundo no es bipolar y, por tanto, que ambas regiones tengan un lugar en la rueda de las decisiones depende de nuestra unidad y de que seamos capaces de ponernos por encima de los matices y diferencias”, señaló el vicepresidente de Uruguay, Raúl Sendic, al hablar en representación de la Unasur en la primera sesión de la IV Cumbre de América Latina – Países Árabes (ASPA), que se realiza en Riad.

“Nuestra región está muy orgullosa de su proceso de integración” así como de los espacios de diálogo desarrollados en otras partes del mundo, como es el caso de los países árabes, dijo Sendic en su calidad de representante de Uruguay, que ejerce la presidencia temporal de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).

Precisó que el nacimiento de las cumbres de ASPA fue casi simultáneo con el nacimiento de la Unasur, por lo cual el relacionamiento con los países árabes tuvo y tiene un lugar preponderante en su agenda.

“Ya hace tiempo que este mundo dejó de ser bipolar y hay varios centros de poder que todos conocemos y que nuestras dos regiones tengan un lugar en esa rueda de las decisiones depende de la unidad y de que seamos capaces de ponernos por encima de los matices y diferencias que podamos tener”, apuntó

Destacó luego los avances vinculados a la preservación de América del Sur como zona de paz y el impulso de la plena realización de sus fines por medio de la cooperación regional y bilateral.

En ese sentido, señaló la labor del Consejo de Defensa Suramericano, en cuyo marco se realizaron diversas medidas de fortalecimiento como la transparencia de gastos militares entre los países de la Unasur.

El desarrollo sostenible con inclusión social es la prioridad de la región para abatir la pobreza y superar las desigualdades mediante la erradicación del analfabetismo y el acceso universal a una educación de calidad, aseguró. Son dos de los objetivos básicos incorporados en el tratado constitutivo de la Unasur, añadió.

En este lapso de presidencia temporal de Uruguay hasta 2016, se potenciará el relacionamiento de la Unasur con otros bloques y regiones, acción en la cual se inserta la participación en esta cumbre, que cuenta con un rico acervo en sus declaraciones y definidos planes de acción, puntualizó.

En ese marco, Sendic abogó por propiciar un foro dinámico con objetivos realistas y una estructura operacional limitada y efectiva.

Sin duda el diálogo político birregional seguirá siendo una estructura prioritaria para este foro, pero desde la Unasur también se pretende utilizar este mecanismo como plataforma de cooperación Sur-Sur para alcanzar objetivos de desarrollo sostenible pos 2015.

La cumbre ASPA también es vista como un mecanismo para promover el comercio y las inversiones entre las dos regiones, mediante la creación de un espacio de diálogo entre los países de América del Sur y los del mundo árabe, para analizar en profundidad las potencialidades del comercio inversiones y turismo entre ambas partes.

Sendic destacó también lo importante que es el intercambio cultural y deportivo, “pueblo a pueblo” por medio de seminarios, convenios universitarios, artísticos y deportivos, entre otros ejemplos.

“Estamos convencidos de que al trabajar para consolidar a esta nueva organización de integración regional lo hacemos para asegurar el fortalecimiento de ASPA”, subrayó.

Desde su papel de representante regional, el vicepresidente de Uruguay expresó el compromiso por ayudar en los conflictos, sin entrometerse adonde no se los llama, pero siempre es necesario agotar el camino del diálogo.

Respecto de la coyuntura actual de los precios internacionales, precisó que las dos regiones son proveedoras de energía y de alimentos, lo cual ha favorecido el crecimiento de las economías durante mucho tiempo.

Esa situación ahora ha cambiado, debido a la caída de los valores del petróleo en los mercados mundiales así el de los alimentos, lo cual presenta un desafío de cómo mantener los niveles de crecimiento económico, social y de inversión en medio de estas dificultades.

En este sentido se preguntó: “¿Hemos sabido gobernar con buenos precios? ¿Podremos gobernar con bajos precios?”

Ese es un importante desafío que, encaso de no poder cumplir, condicionará a las futuras generaciones. “Si no se puede mantener el desarrollo en la infraestructura o la educación una vez que el ciclo se revierta “quedaremos afuera de la rueda virtuosa”, subrayó Sendic.

 

Fuente: https://www.presidencia.gub.uy/

Other News