Buenos Aires, Miercoles, 24 de Mayo
18 julio, 2014 4:10 Imprimir

Brasil vs. China: Cómo evitar una caída económica

 

 

 

En poco más de 30 años, China sacó de la pobreza a 500 millones de personas, se convirtió en la segunda economía del mundo, además del mayor productor y exportador de bienes manufacturados.

En poco menos de 20 años, ante el 2030, esta trayectoria de avances colosales cambiará de ritmo, cuando la tasa de crecimiento económico anual se reduzca del actual 10% promedio de las últimas tres décadas, a entre 3,5% y 6,9% –todo esto producto de una población que envejece y de un modelo de crecimiento más “cualitativo” que expansivo.

En vista de que China es un aliado comercial clave de Brasil y de que las relaciones entre ambos países cobrarán impulso en la cumbre de los BRICS esta semana, cabe preguntarse: ¿es esta desaceleración perjudicial para el gigante sudamericano y, por ende, para sus socios en la región? No necesariamente, según el criterio de cinco especialistas reunidos este lunes en Brasilia para la presentación de un informe del Banco Mundial titulado: “Implicaciones de una China en transformación: ¿oportunidades para Brasil?” (i)

Estas son cinco maneras en que Brasil puede sacarle provecho al cambiante panorama económico de su socio:

  1. Hacer que los productos brasileños sean los favoritos de China

    Brasil puede convertirse en uno de los principales exportadores hacia China. Incluso en medio de la desaceleración económica, el mercado de consumo chino seguirá creciendo hacia 2030, lo que debe aumentar la demanda de importaciones, principalmente de alimentos y otros productos agrícolas. Es precisamente esta demanda la que haría que las exportaciones brasileñas a China crezcan entre un 8% y un 12% por año. Este número es superior a la media mundial, que se estima entre el 6% y el 9% anual. Brasil también puede aprovechar esta oportunidad para…

  2. Importar menos cosas “Made in China” y exportar más “Feito no Brasil

    En la actualidad, Brasil exporta cerca de 1.200 productos a China. E importa aproximadamente 3.500 artículos. “Además, las exportaciones brasileñas a China son bastante menos sofisticadas que sus importaciones”, dice el economista Jorge Araújo, uno de los autores del informe. Se trata de una asimetría observada en otros países de América Latina que hacen negocios con China, como México y Argentina. El estudio pone de relieve una serie de oportunidades para vender productos y servicios mucho más sofisticados (maquinaria, sustancias químicas, contabilidad o auditoría, por ejemplo). Pero para eso, es necesario…

  3. Producir más trabajadores calificados y, por ende, más competitividad

    “Nunca hemos tenido y nunca tendremos tantos jóvenes en Brasil: actualmente son 51 millones”, dijo Marcelo Neri, ministro jefe de la Secretaría de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, que participó de la reunión en Brasilia. Invertir en educación y ciencia para esta población significa producir más trabajadores calificados, lo que aumenta la posibilidad de exportar productos y servicios más complejos en 2030. Del mismo modo, mejorar la infraestructura puertos, carreteras, ferrocarriles y aeropuertos permite que los artículos lleguen a China más rápido y a un precio competitivo. “Por último, es importante discutir una reforma fiscal que reduzca el costo Brasil”, insiste el economista Araújo. Además de transformarse internamente, es esencial para Brasil…

  4. Superar las murallas arancelarias china y brasileña

    Tanto China como Brasil han impuesto barreras impositivas en productos donde cada quien tiene ventajas comparativas. Sumado a la escalada arancelaria, esto puede haber perjudicado la capacidad de Brasil para ponerle más valor agregado a sus exportaciones a China. “Esto implicaría discutir aranceles más bajos y eliminar los subsidios, incentivos fiscales para sectores específicos y requisitos de contenido local, ya que estos contribuiría al crecimiento de la productividad a través de una mayor exposición a la competencia”, dice el estudio. “Del mismo modo, en el caso de la práctica comercial injusta, estas también tendrían que ser abordadas”. Y finalmente…

  5. Exportar lo que Brasil sabe sobre programas sociales

    Esto no se menciona específicamente en el documento del Banco Mundial, pero ilusiona a los expertos como Marcelo Neri. “Siempre escucho preguntas de los chinos sobre Bolsa Familia (el principal programa social de Brasil). Están muy interesados”, dice. Después de todo, el programa contribuyó a reducir las tasas de pobreza extrema del 9,7% al 4,3% en la última década, mientras que las cifras de la desigualdad social en China fluctuaron durante ese período. Este año, Brasil y el Banco Mundial pusieron en marcha una red global de exportación de conocimientos contra la pobreza, que también puede apoyar a China en esta fase de su desarrollo.

 

Fuente: Banco Mundial

 

Etiquetas

Reunión MERCOSUR-Japón 8 mayo, 2017 13:02

Reunión MERCOSUR-Japón

Other News