Buenos Aires, Jueves, 23 de Marzo
18 julio, 2014 4:15 Imprimir

China – Uruguay: Propuesta de acercamiento entre China y América Latina entusiasma a Presidente José Mujica

Con propuestas de acercamientos comercial, económico, financiero, cultural y político, se concretó este jueves en Brasilia la cumbre China-América Latina y el Caribe, calificada por el Presidente José Mujica de hito fundamental en la historia de los compromisos internacionales. Esta es “una oportunidad única que no debemos dejar escapar en nombre de quienes van a venir luego de nosotros”, enfatizó el mandatario uruguayo.
Mujica señaló en la cumbre que China es una nación milenaria que cambió en los últimos tiempos los términos del intercambio comercial en el mundo.

“Su presencia demandante cambió más de 50 años de análisis interminables que pulularon en América Latina respecto de los males que implicaba ser solo productores de materias primas”, reflexionó el Presidente uruguayo, quien tras el encuentro le entregó a su par de China, Xi Jinping, una carta con propuestas bilaterales.

En el foro que reunió a gobernantes y cancilleres de la región, el presidente Xi planteó una asociación estratégica de igualdad, beneficio mutuo y desarrollo común, que incluye un fondo de 35.000 millones de dólares para financiar proyectos de infraestructura y desarrollo, así como acuerdos de intercambio comercial para el cual, dijo, se deben usar las monedas locales, en clara alusión a abandonar el patrón dólar.

Xi sostuvo que China busca el diálogo político, cultural, comercial y de inversión en áreas de agricultura, alta tecnología, energía limpia y renovable, manufacturas, infraestructura, educación, turismo y desarrollo social y sostenible con una América Latina integrada y protagonista en la arena internacional.

Se trata de fortalecer y catapultar el diálogo Sur-Sur entre un gigante de las economías emergentes y una de las regiones con mayor potencialidad del orbe, señalaron participantes al término del encuentro, realizado tras la VI Cumbre del BRICS, el grupo conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que a comienzos de esta semana aprobó la creación del Nuevo Banco de Desarrollo y un fondo anticrisis por 100.000 millones de dólares.

Entre las propuestas de China a los gobernantes y representantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) se cuenta la creación de un fondo inicial de 20.000 millones de dólares para desarrollar proyectos de infraestructuras en nuestra región.

También plantea la apertura de una línea de créditos preferenciales por 10.000 millones de dólares y la constitución de otro fondo por 5.000 millones de dólares para ser usados en iniciativas productivas en sectores industriales, agropecuarios, extractivos y culturales.

Estos y otros planteos de ambas partes serán analizados, diseñados y desarrollados con vistas a definir una plan de trabajo de cuatro años, que se espera se adopte en una reunión de cancilleres prevista en principio para enero de 2015 en Beijing, informó la portavoz de la cita de este jueves, la presidenta anfitriona, Dilma Rousseff.

Entre los asistentes a la reunión, además de Rousseff, Xi y Mujica, se contaron los presientes Juan Manuel Santos, de Colombia, Nicolás Maduro, de Venezuela, Michelle Bachelet, de Chile, Rafael Correa, de Ecuador, Raúl Castro, de Cuba, y Luis Guillermo Solís, de Costa Rica, así como los primeros ministros Gastón Browne, de Antigua y Barbuda, Donald Ramotar, de Guayana, y Desi Bouterse, de Suriname.

Por un firme compromiso entre China y la nación de pluriestados
“Sin que se lo propusiera nadie, esta, nuestra América Latina, con décadas de promesas y desesperanzas, empezó a encontrarse con una realidad que significa un cambio histórico, que todavía ni siquiera se puede calcular”, destacó el Presidente Mujica en la cumbre.

Tras agradecer a China por su presencia en la región, por el efecto y las consecuencias civilizatorias que ello implica, enfatizó que los anuncios realizados por su presidente en esta cumbre de Brasilia marcan un hito en la historia de los compromisos internacionales.

“Recuerdo la Alianza para el Progreso (que planteó hace cinco décadas Estados Unidos) y recuerdo a (Ernesto) Che Guevara hablando en Punta del Este” en 1961 denunciándola y “tantas otras cosas de nuestra América, y me doy cuenta de la creatividad de la historia que viene por caminos que ni si siquiera podíamos entrever”, dijo Mujica en breve repaso de frustraciones de la región.

Por eso “quiero rogar, pedir y decir que así sea”, señaló. “Quisiera no ser un ateo, creer en Dios, para que semejante señor nos ayude a que esto se cumpla, sinceramente”, agregó con énfasis.

¿Por qué?, se preguntó Mujica, para responder de inmediato que es “porque ya no tenemos más tiempo, pues el cambio climático nos va a cambiar a nosotros, no es que nosotros vamos a modificar el cambio climático”, indicó.

En otro tramo de su alocución en esta cumbre sino-latinoamericana, el mandatario uruguayo advirtió que la humanidad está entrando en otra civilización, cuyo dilema para los próximos 50 o 100 años será hacerse cargo del planeta.

“Pero hoy tenemos una humanidad pobre, olvidada, sometida, semianalfabeta dentro de los potentes medios contemporáneos, verdadera reserva y verdadero compromiso con el futuro”, cuestionó.

“Si no somos capaces de dar un salto en los próximos 20 o 30 años, no estaremos a la altura del dilema que nos va a plantear este planeta. El hombre puede salvar y mejorar muchísimo la vida humana en la medida que sea capaz de pensar por el planeta y en la gigantesca reserva que tiene”, agregó.

Luego aclaró que no se trata solamente de un problema de desarrollo, sino de sobrevivencia para salir del estancamiento, lleno de miseria y con una humanidad que tiene que apelar a la guerra, que tiene que despilfarrar recursos.

“Lo que usted (Xi) nos plantea como horizonte en esta América Latina le dan ganas a uno de retoñar, de decir por qué no tendré 40 años menos”, dijo Mujica, quien en mayo cumplirá 80 años.

“Vale la pena haber fracasado muchas veces, levantarse y seguir, vale la pena ser latinoamericano, porque es bueno ser internacionalista, pensar en la humanidad entera”, prosiguió.

“Por eso ustedes tal vez no sean totalmente conscientes de la importancia que tiene que una nación milenaria como China se arrime a este continente nuevo, rico, que no ha compuesto todavía una nación, pues es una nación descoyuntada en un montón de países que tienen raíces comunes”, expresó.

América necesita mucho un cambio cultural, “mucho amor a sí misma, pero, como hay que tener esperanza y hay que creer en el hombre por encima de todos los valores, no tengo otra cosa que agradecerle y pedirle a Xi que siga con firme compromiso de relacionar a China con esta nación latinoamericana de pluriestados”.

“Hemos soportado muchos años mirando desde lejos y nuestros pueblos ya no se avecinan. Pero también tienen sed de esperanza y de futuro”, observó con entusiasmo.

Mujica concluyó con una advertencia a sus pares: “estas propuestas que nos dejan arriba de la mesa no es para que nos acostemos a dormir, sino para darnos cuenta de que hay una oportunidad histórica que no deberemos dejar escapar en nombre de quienes van a venir luego de nosotros”.

 

 

 

Etiquetas

Other News